Con el título La lucha contra la opresión de la mujer en el marco de la lucha de clases el PCPE celebra los días 22 y 23 de junio de 2019 esta importante conferencia, que nos permitirá seguir avanzando en la organización y la lucha de las mujeres trabajadoras en todos nuestros territorios.

Las tesis que conforman esta conferencia giran en torno al objetivo de comprender cómo la dinámica de acumulación capitalista sigue produciendo, reproduciendo, transformando, renovando y manteniendo relaciones jerárquicas y opresivas, pero no como meros mecanismos puramente económicos y automáticos. Entender como el patriarcado, y su base material la división sexual del trabajo, es transversal a las clases sociales dividiendo la sociedad en función del sexo, que construye cultural y socialmente los géneros con obligaciones y tareas jerárquicas. Esto mantiene y refuerza relaciones de poder y explotación, impactando de manera más brutal a las mujeres trabajadoras, que soportan el peso múltiple de la explotación de clase, opresión, subordinación, discriminación de género, el racismo y el sexismo.

Estas tesis se han visto enriquecidas con el debate que se ha llevado a cabo en todo el Partido y sabemos, que lo serán aún más en el desarrollo de la conferencia.

En la actual fase de construcción del Partido y la agudización de la lucha de clases, es absolutamente necesario reconocer cuáles son las causas por las que las mujeres no militan en el PCPE, analizar el papel del patriarcado en el capitalismo, que filtra cualquier aspecto de nuestra vida, también la vida partidaria. Si como comunistas no somos capaces de reconocer esta influencia, analizarla y desprendernos de ella, nunca seremos el partido que necesitan las mujeres trabajadoras. Si entendemos cómo funciona el binomio patriarcado y capital y las condiciones de vida que impone a la clase y aplicamos un programa político para combatirlo, construiremos un instrumento de lucha al que se incorporen las mujeres trabajadoras, la mitad de la clase obrera. Necesitamos la fuerza revolucionaria de las mujeres trabajadoras, sólo así seremos el Partido de la clase obrera.

Des del Partit Comunista del Poble de Catalunya, davant els fets ocorreguts en el matí de divendres 31 en el Complex Petroquímic de la Pobla de Mafumet, manifestem:

-La nostra total condemna davant els successos que van tenir lloc en l’empresa Carburs Metàl·lics. Lamentablement no és la primera vegada que ocorren situacions amb resultats tràgics com aquest.

-Posar de manifest el problema de perill constant que sofreix la població de Tarragona amb una de les majors concentracions d’indústria de tota Europa (a les petroquímiques cal sumar les químiques, tèrmiques, nuclears, etc.).

-Rebutgem frontalment el model de producció capitalista, en el qual només preval el lucre privat dels empresaris i els grans monopolis energètics en comptes del benestar del poble i la preservació del medi ambient. En conseqüència s’abandona la seguretat dels treballadors.

Prova d’això és la denúncia realitzada pels treballadors de diferents empreses subcontractades per Repsol, en la qual afirmen que en cap moment la companyia va fer sonar les alarmes. Aquests treballadors han creat una plataforma recentment, per a abordar aquesta situació juntament amb altres problemàtiques laborals.

-Tràgicament hem tingut més morts aquesta última setmana que augmenten la tràgica llista, com el repartidor de Glovo mort a Barcelona. En el 2018 van ser 652 en total els treballadors que van morir en el transcurs de la seva jornada laboral.

-Volem mostrar tota la nostra solidaritat amb els familiars d’Antonio González i la resta de víctimes del tràgic succés.

No més morts de la classe obrera!

No són accidents de treball, és terrorisme patronal!

Hace ya un año el compañero Aitor fue despedido de la empresa Eurener (European Energy World, S.L.) por reivindicar un salario acorde al trabajo que desarrollaba. La posición de la empresa, que se dedica a la importación y exportación de paneles solares fotovoltaicos, ha sido de cerrazón desde el primer momento. Para conseguir el despido el empresario aplicó sanciones infundadas que se han traducido en amenazas para que el trabajador desista en su empeño de conseguir la readmisión, el reconocimento de la categoría profesional y un salario acorde al trabajo que desarrollaba. 

Lo que empezó como simple petición de aumento de sueldo acorde con las tareas desarrolladas se ha convertido en un periplo judicial en el que la empresa está desplegando todas las armas que le proporciona el sistema capitalista para presionar a los trabajadores. La empresa ha dado los pasos necesarios para convertir una simple reivindicación salarial en un largo procedimiento judicial y en actitudes que rayan el chantaje.

 

Después de utilizar la vía del diálogo durante más de un año con Eurener y constatar que no se atendían su reivindicaciones de aumento de categoría y salario acorde a las nuevas responsabilidades que ejercía, Aitor interpuso una demanda de reconocimento de categoría profesional. La inspección de trabajo le ha dado la razón y en noviembre se celebrará juicio al respecto. Para evitar llegar a ese juicio la empresa, tras recibir la denuncia de parte del trabajador, inicia una serie de movimientos con el objetivo de forzar a que la retire:

  • Primero: le pone una sanción de dos meses de suspensión de empleo y sueldo bajo la acusación de haber dado orden de entrega de mercancía no pagada a un cliente por valor de 90.000€ sin permiso de la empresa. Cosa que no es cierta ya que el trabajador recibió las órdenes de recogida y entrega de mercancía de manera verbal directamente del Sr. César Lledó, gerente y propietario de Eurener.

  • Segundo: otra sanción de otros dos meses de suspensión de empleo y sueldo bajo la acusación de haber robado el ordenador portátil que usaba Aitor para trabajar. El ordenador fue entregado como un pago que nunca llegó a expresarse por escrito para compensar una parte del exceso de horas extra no pagadas. El acuerdo era que el ordenador pasaba a ser propiedad personal pero se utilizaría también para el trabajo. Esta sanción se pone cuando el trabajador ya llevaba 3 meses de baja. El ordenador fue devuelto por lo que desde el punto de vista marxista el robo lo ha hecho la empresa al trabajador.

  • Tercero: una demanda de responsabilidad civil de 90.000€ por la entrega de la mercancía que el cliente no pagó. Como las sanciones no surten el efecto deseado la empresa cumple la amenaza de poner la demanda. En varias ocasiones la empresa expresa verbalmente que si el trabajador retira la demanda de salarios entonces retirará la demanda de los 90.000€.

  • Cuarto: el despido disciplinario por acumulación de sanciones basado en los 4 meses de suspensión de empleo y sueldo (sanciones muy graves por la mercancía y por el ordenador) y en otras dos sanciones según la empresa por llegar tarde a trabajar (sanciones leves). 

Ante el despropósito del periplo judicial con 5 juicios (2 por sanciones de suspensión de empleo y sueldo, 1 por despido, 1 por reclamación de salarios y 1 por responsabilidad civil de 90.000€) y ante la negativa de la empresa a atender una reivindicación legítima mostramos nuestra total solidaridad con Aitor y hacemos un llamamiento a que Eurener retire las sanciones, readmita al trabajador y retire la demanda de 90.000€.

¡Por la readmisión sin sanciones!

¡Por un trabajo digno sin represalias!

¡Basta de explotación y amenazas!

¡Por una legislación más dura con los empresarios explotadores!

 

¡Viva la lucha de la clase obrera!

Desde el PCPE queremos saludar y apoyar la iniciativa de los trabajadores y trabajadoras de ambulancias que acuden a la huelga indefinida, tras acuerdo mayoritario en asamblea, desde el próximo 6 de junio ante la situación insostenible de sus condiciones de trabajo, y el deterioro de la calidad en el transporte de usuarios de la sanidad pública.

Esta huelga indefinida se convoca tras reiteradas solicitudes de la representación de trabajadores a la empresa concesionaria y al Servicio Murciano de Salud, sin respuesta alguna.

Ante ello, denunciamos:

1. La nefasta gestión antiobrera de la empresa Ambulancias Tenorio e Hijos S.L., titular actual de la concesión del servicio, por no realizar contrataciones para sustituir las bajas, permisos, jubilaciones, etc..., recayendo el trabajo en una plantilla de mínimos donde la carga de trabajo es mayor, donde se incrementa la explotación y los riesgos laborales, y se disminuye la calidad asistencial.

2. Que con esta actitud de la empresa, que responde a la no renovación de la concesión del servicio en el próximo periodo tras la pérdida en la fase de concurso, se toman las represalias contra el colectivo de trabajadores y trabajadoras, que son quienes realmente posibilitan el traslado de pacientes y usuarios de la sanidad.

3. La desidia del Servicio Murciano de Salud y la Gerencia del Área 1, responsables directos de esta situación, y en última instancia el Gobierno Regional, que continúa degradando la calidad en el empleo de los trabajadores y trabajadoras de la Región de Murcia y deteriorando los servicios públicos, para favorecer la privatización de estos, y en este caso de la sanidad pública.

4. Por último denunciar como el origen de este problema a las externalizaciones y subcontrataciones de los servicios públicos en forma de concesiones a empresas privadas a través de los concursos, que no es más que una forma de privatización encubierta, que busca sacar beneficios a las empresas privadas a través de la sobreexplotación de los trabajadores, dentro de la sanidad pública. Por lo que debemos exigir la gestión pública directa del servicio de transporte sanitario, asi como mantenimiento, limpieza, etc...

¡POR EL MANTENIMIENTO DE LOS PUESTOS DE TRABAJO E INCREMENTO DE PLANTILLA!

¡POR LA GESTIÓN PÚBLICA DEL TRANSPORTE SANITARIO Y RESTO DE SERVICIOS!

Finalizados los dos procesos electorales recientes -Elecciones Generales el 28-A, y Elecciones Europeas, Locales y, en algunos territorios, Autonómicas el 26M-, queda dibujado el mapa de la representación política para los próximos cuatro años. Se inicia, ahora, una nueva fase de la gestión del capitalismo español.

1. El resultado de estas elecciones hay que relacionarlo directamente con la moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy. Ya, en ese momento, se concitaron diversas fuerzas sistémicas para sacar al PP del gobierno, haciendo una apuesta por un relevo con el nuevo gobierno de Pedro Sánchez. Independientemente de los elementos ocultos, cuyos movimientos son difíciles de conocer, diversos factores de la situación política aconsejaban al bloque dominante del poder proceder a un relevo/renovación de la gestión de gobierno. La crisis de legitimidad del sistema de dominación afectaba a diversas instancias, como la monarquía, el sistema judicial, la corrupción política y, de una forma concreta, la cuestión territorial en Catalunya. El gobierno del PP se había demostrado ineficaz para abordar esta difícil coyuntura, y su gestión, en el caso de Catalunya, no hacía más que aumentar el problema. Pedro Sánchez no consiguió estabilizar una mayoría parlamentaria de apoyo y optó por la coincidencia de la doble convocatoria electoral. Una apuesta fuerte, con el objetivo de cambiar el mapa de la representación política a su favor.

2. En la convocatoria del 28-A se llevó a cabo una cuidada estrategia para movilizar al voto socialdemócrata. La activación de VOX, como amenaza fascista, fue uno de los factores de mayor incidencia en ello. La intensa campaña mediática logró casi un record de participación del electorado, y el PSOE salió como clara opción vencedora, con posibilidades de elegir diferentes combinaciones de apoyos parlamentarios. Pero esa convocatoria electoral también dio un espaldarazo a las posiciones independentistas en Catalunya, con algunos de los presos políticos que obtuvieron su plaza en el Parlamento y en el Senado. La decisión de suspender a estos cargos catalanes electos es un primer coste político de legitimidad para Pedro Sánchez. PODEMOS (con IU fagocitada dentro de éste) como formación socialdemócrata de relevo, quedó tocado por la fuga de votos hacia la socialdemocracia histórica, pero mantuvo unos resultados con expectativas de pacto de gobierno con el PSOE. El objetivo principal de la convocatoria electoral se había conseguido, con los resultados escrutados se abrió un nuevo ciclo de gestión socialdemócrata del capitalismo español.

3. Los resultados de las Elecciones del 26-M son de lectura más compleja, por la diversidad de convocatorias superpuestas. Pero, en lo esencial, la socialdemocracia fue la indiscutida fuerza ganadora. Y el desfavorable resultado de PODEMOS dejó las manos libres al PSOE para elegir sus apoyos parlamentarios y la forma de concretar el gobierno.

4. Los resultados de las Elecciones Europeas favorables al PSOE, mantuvieron el fraccionamiento de la triple “derecha” que quedó con ello debilitada. Un bipartidismo imperfecto (PSOE-PP) que da continuidad, en buena medida, a la estrategia trazada hace cuarenta años por la burguesía, y que se modula dentro de las mismas coordenadas en cada coyuntura electoral. También en esta ocasión el resultado del independentismo catalán determina el escenario político de forma significativa. La Elección de Junqueras y Puigdemont es una baza política de gran importancia para esta opción de la burguesía catalana, y coloca al gobierno ante un escenario en el que también pagará un precio político por la gestión de esta situación. El Parlamento Europeo queda constituido por unas mayorías menos contundentes, pero en lo esencial no hay una representación política significativa que cuestione la esencia imperialista de la UE.

5. Los resultados de las elecciones municipales y autonómicas revalidan el triunfo del PSOE. Pero este triunfo tiene sus matizaciones por las diferentes opciones de pactos que se configuran en lugares significativos, como son los casos de Madrid y Barcelona. También, por otra parte, el independentismo catalán y el nacionalismo vasco (PNV y EH Bildu) consiguen resultados que expresan con claridad realidades nacionales que la burguesía española no quiere reconocer. Como ejemplo, CIUDADANOS no obtuvo ni un solo concejal en el País Vasco. Las nuevas formaciones políticas quedan limitadas como comodines del sostenido bipartidismo, tan rentable para la dominación de la burguesía en España.

6. Con los resultados de estas convocatorias la burguesía se enfrenta al objetivo de formar una mayoría de gobierno estable, que le permita un período de gestión sin sobresaltos continuados. Por ello las distintas formaciones políticas funcionales al sistema de dominación están readaptando sus discursos para abrir vías de acuerdo, que fueron firmemente negadas antes de las elecciones y en las mismas campañas electorales, pero que ahora la clase dominante impone. Cabe esperar que finalmente lo que ayer parecía imposible se termine concretando como una opción con voluntad de agotar la totalidad de la legislatura que empieza. Cualquiera de las opciones de gobierno que finalmente se acuerden será coherente con los intereses y necesidades del capital financiero y monopolista español. Un gobierno plenamente insertado en el imperialismo internacional, que seguirá las pautas de sobreexplotación y flexibilidad laboral iniciada hace años, privatizaciones, mayor integración en la OTAN y participación en la guerra imperialista en cualquier lugar del planeta para el saqueo y el expolio. La apuesta por la paz social, y la desmovilización de la lucha obrera, se concretará en una estrategia de concertación con las organizaciones sindicales más asimiladas, que junto a ciertos retoques cosméticos a las últimas contrarreformas laborales iniciará nuevas reformas del Estatuto de los Trabajadores, y posiblemente también del derecho de huelga, a favor de la patronal.

7. El desarrollo de la situación política en Catalunya tendrá una influencia determinante en el futuro próximo. A día de hoy parece que una reconfiguración del Estado de las Autonomías hacia formas más particularizadas de reconocimiento de los hechos diferenciales nacionales será una variante inevitable, en relación a cuya formulación concreta se darán fuertes debates y forcejeos políticos. El capitalismo español no podrá evitar enfrentarse a una de sus cuestiones históricas pendientes, que nunca fue capaz de resolver, y que solo se podrá resolver de una forma definitiva en un período histórico en el que se incluya y reconozca el libre ejercicio al derecho de autodeterminación.

8. Los débiles resultados del PCPE, y de otras fuerzas que se reclaman de la clase obrera, son una muestra más de nuestra desventaja en la lucha política, y la necesidad de formular una estrategia más adecuada para ganar capacidad de liderazgo en las organizaciones obreras y populares. En una situación de profunda crisis del sistema de dominación la clase obrera sigue cooptada, en un amplio sector, por la socialdemocracia, y confía en ella para la resolución de sus necesidades futuras y para su misma emancipación. Enfrentamos una vieja deriva que tiene sus orígenes en las posiciones del eurocomunismo y su papel en la llamada Transición política, que facilitaron la penetración del pensamiento reformista entre la clase obrera, y que hasta el día de hoy no hemos tenido la capacidad de revertir, aunque en las fases de auge de la lucha obrera en años pasados podíamos considerar que era una situación que empezaba a superarse. La participación en la lucha de masas de nuestra militancia, y una amplia política de alianzas sociales, son factores determinantes para enfrentar nuestras actuales dificultades. Lo que el PCPE ha llamado el Frente Obrero y Popular por el Socialismo, que hasta el día de hoy solo tiene expresiones débiles y muy localizadas. Frente a la UE levantar el Frente Antiimperialista, que coordine las luchas de todos los pueblos por su soberanía y por la paz, y contra las políticas migratorias que llenan el Mediterráneo de cadáveres.

9. El capitalismo español, con cualquiera que sea la forma y composición del nuevo gobierno, seguirá sometiendo a la clase obrera y los sectores populares a condiciones más extremas de opresión y explotación, las leyes internas del sistema capitalista no tienen margen para otras opciones. El camino de la emancipación discurrirá por la consolidación de un nuevo proyecto histórico para nuestro país, como República Socialista de carácter Confederal, que sobre la base material creada ya por el altísimo desarrollo de las fuerzas productivas será capaz de derribar las viejas estructuras del sistema de dominación y que llevará a la clase obrera al poder, entrando nuestro país en un estadio superior de su desarrollo histórico.

2 de junio de 2019

Los resultados de las elecciones autonómicas y municipales en la Región de Murcia reflejan una victoria de la vieja socialdemocracia del PSOE en concejales, y por primera vez tras 28 años, también en las autonómicas, empujada por la inercia en el resto del estado, que determina que será la encargada de la gestión del capitalismo en la próxima etapa.

El PP mantiene la capital, aguanta el tirón en Lorca y queda como segunda fuerza en Cartagena, pero pierde 34 concejales, y más de 28.000 votos en las autonómicas, desviados a la ultraderecha, posibilitando así su probable desplazamiento del gobierno regional, con la afectación que ello supondría a su entramado caciquil-clientelar, y al probable aireamiento de más casos de corrupción ejercida durante estos años.

Es llamativo el batacazo de la nueva socialdemocracia y el reformismo (a costa del PSOE), que no solo baja fuertemente en representación, sino que incluso deja fuera de la Asamblea Regional y del Ayuntamiento de Murcia a una de sus organizaciones-confluencias, acusando fuertemente su política de sumisión al PSOE, principalmente en el estado. Desde el PCPE seguimos entendiendo la batalla electoral como otro frente de lucha más donde exponer nuestras propuestas de ruptura con el capitalismo y denunciar su estructura social, para difundirlas hasta la clase trabajadora y sus barrios.

Las cifras de votos obtenidos siguen siendo insuficientes a las necesidades actuales de la lucha de clases, que requieren con urgencia la organización consciente de la clase trabajadora, en base a la unidad de las distintas luchas que se están dando actualmente en la Región (limpiadoras, educadoras infantiles, ambulancias, etc...), hacia una articulación de esas luchas que mejore nuestra posición conjunta de fuerza frente a la patronal y los gobiernos del sistema.

Ninguna confianza en la socialdemocracia.

Enfrentamos ahora un nuevo ciclo de gestión socialdemócrata de la crisis capitalista, ya sea a nivel del gobierno central o autonómico, que con su capacidad de engaño a la clase trabajadora, continuará llevando a cabo las políticas antiobreras que la patronal, la oligarquía española y la Unión Europea de los mercaderes le exigen para reflotar su sistema y mantener sus beneficios. Es necesario levantar urgentemente un frente de lucha de la clase obrera, junto al estudiantado, pensionistas, mujeres organizadas contra el patriarcado y el capital, así como aquellos sectores sociales empobrecidos por los monopolios y el capitalismo, en defensa de nuestros derechos, servicios públicos, pensiones públicas, etc..., capaz de construir un horizonte de lucha por un sistema al servicio de la mayoría social.

Para ello seguimos llamando a reforzar las filas del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y de la Juventud Comunista de los Pueblos de España (JCPE) como garantía de lucha contra el capitalismo y los sectores más reaccionarios. Porque después de las elecciones toca seguir trabajando, en los centros de trabajo, de estudio y en los barrios.

¡Te ofrecemos un puesto de combate, tu lucha decide!

PCPE – Región de Murcia, 28 de mayo de 2019

El pasado martes nos llegaba la noticia del asesinato de Wilson Saavedra, comandante de las FARC. Wilson formó parte del proceso de paz, trabajó incansablemente para la reincorporación de excombatientes. Wilson trabajaba en una cooperativa agraria desde que se firmó el proceso de paz.

El PCPE denuncia los asesinatos que con impunidad se cometen en Colombia contra miembros de las FARC que se acogieron al proceso de paz firmado por el gobierno colombiano, el mismo gobierno que el pasado 22 de Abril asesinaba accidentalmente a otro ex-guerrillero Dimar Torres.

Los asesinatos por parte de paramilitares y militares del ejército de Colombia contra líderes sociales y ex-guerrilleros en Colombia, están respaldados por el gobierno y el imperialismo norteamericano que tiene en el país ocho bases militares desde las que opera contra los pueblos de la región.

El PCPE acusa al gobierno títere de Colombia del exterminio de todos aquellos que confiaron en la paz y hoy son presa fácil para el terrorismo institucional y del imperialismo.

Hoy también se conoce la decisión de la jurisdicción especial para la paz de liberar al compañero Jesús Santrich, desarticulando el montaje que se había tramado contra él para extraditarlo a EEUU.

El PCPE también exige garantías para la vida de Santrich y responsabiliza directamente al gobierno de Colombia de cualquier atentando que pudiese tener contra su vida.

Madrid 15 de Mayo de 2019

Teresa Pantoja Bargueño
Secretaria Solidaridad y Antiimperialismo CC del PCPE

Como primer comentario, el Secretariado Político del Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España, manifiesta:

1. Los resultados de estas Elecciones proyectan la nueva configuración del mapa de la representación política en España, en la que la socialdemocracia ha sido encargada de la gestión del capitalismo español en la próxima etapa.

2. Junto a este primer factor, y como consecuencia de ello, se da un fraccionamiento del voto de la derecha liberal, que supone una derrota para el Partido Popular. Si bien en ese fraccionamiento las fuerzas de relevo no consiguen los resultados pretendidos para desplazar al PP, como el primer Partido de oposición, en esta nueva situación.

3. La nueva socialdemocracia sufre las consecuencias del ascenso de la socialdemocracia histórica, y una parte de sus votos viajan a la casa originaria. Se confirma así que el nuevo proyecto socialdemócrata de PODEMOS-IU es un comodín subsidiario de la socialdemocracia de siempre.

4. La presencia en el Parlamento Europeo de representantes de AHORA REPÚBLICAS y JUNTS, con Oriol Junqueras y Puigdemont, viene a colocar con fuerza la cuestión catalana en el ámbito internacional de la UE, suponiendo una mayor dificultad para una solución represiva de la cuestión catalana en el Estado Español.

5. El PCPE mantiene sus resultados electorales, en un escenario donde la mayoría parlamentaria europea queda configurada por un bipartidismo imperfecto que desarrolla el proyecto imperialista, de sobreexplotación, represión y guerra, en una Europa fortaleza donde la significativa presencia de las diferentes fuerzas de ultraderecha condicionan a una gestión más reaccionaria, donde quedarán particularmente condicionadas las políticas migratorias más violentas y las acciones más agresivas de la OTAN.

6. La lucha contra este proyecto imperialista, de explotación y guerra, pasa por un intensivo trabajo en los frentes de masas, para conseguir levantar las posiciones de solidaridad internacionalista, y contra el imperialismo. Una fuerte lucha ideológica donde el paradigma de la sociedad socialista, el poder obrero y la lucha por el desarme y la paz, sean las señas de identidad del proyecto alternativa a las actuales formas de la dictadura del capital en la UE.

7. Levantar un gran Frente Antiimperialista, sustentado en un fuerte trabajo de masas y en una amplia política de alianzas, es la tarea práctica que nos corresponde asumir, para configurar un bloque social y político con capacidad para enfrentar a esta Europa de la explotación y la guerra.

26 de Mayo de 2019

El mito de la Unión Europea (UE) como símbolo del capitalismo bueno, de rostro humano y del Estado del Bienestar ha sido uno de los instrumentos fundamentales para la domesticación del movimiento obrero en el Estado español.

Hoy, ante unas nuevas elecciones europeas, ninguna de las fuerzas políticas con representación parlamentaria habla de lo que ha supuesto, y supone, la pertenencia a tan selecto club, a pesar de que en los anteriores comicios, tanto IU como Podemos denunciaban el Pago de la Deuda y el sometimiento a las estructuras de la UE.

Tres años antes (en 2011) un gobierno del PSOE impulsó la reforma del artículo 135 que sometía al Banco Central Europeo (BCE) y al Comisión Europea (CE) los presupuestos de todas las administraciones públicas por "recomendación" de la Comisión Europea. Esta reforma exprés conllevó brutales recortes del gasto público, de las pensiones y las enésimas contrarreformas laborales. Ahora todo eso se ha olvidado.

En la Transición, los representantes políticos y sindicales de la “izquierda” sellaron la subordinación del movimiento obrero a la burguesía. Esta empleó unas veces el soborno, otras la represión y siempre la desmemoria. Poco después se vendió la pertenencia del Estado español a la Comunidad Económica Europea (CEE) como la entrada en el paraíso de los derechos sociales y laborales, ocultando que había sido una creación del imperialismo yanqui y de las grandes patronales europeas para destruir al movimiento obrero y al socialismo..

Ese idílico mensaje propagado unánimemente por las instituciones, los medios de comunicación y los dirigentes de los grandes sindicatos, caló hasta tal punto en la opinión pública que pudo esgrimirse el argumento de que, para entrar en ese edén, bien valía pagar el peaje de la entrada en la OTAN. Ambos hechos se produjeron, una vez más, bajo un gobierno del PSOE con mayoría absoluta.

A pesar de que el capitalismo internacional, bajo las llamadas políticas neoliberales, estaba procediendo desde los años 70 a liquidar derechos sociales, laborales y servicios públicos, aquí se continuaba con la cantinela de la entrada en el paraíso del “Bienestar”. Con el pretexto de la modernización se acometió una gigantesca destrucción de la industria, la agricultura y la ganadería: era la “reconversión”.

Algunos datos dan idea de las dimensiones del desastre. El 1975 el Estado español era la novena potencia industrial del mundo y la industria representaba el 36% del PIB; ahora no llega al 15%. La Deuda era el 7,3% del PIB; ahora es casi el 100%.

Se perdieron 2.700.000 puestos de trabajo de alta calidad y la “reconversión” costó a las arcas públicas más de dos billones de pesetas (más de 12.000 millones de euros),  además de los daños a la producción agropecuaria.

Esta enorme destrucción productiva respondía a una evidente planificación del gran capital europeo y estaba destinada a eliminar la competencia que pudiera entorpecer a los mercados de las principales potencias. Frente a ello, la resistencia obrera – a veces durísima y heroica – permaneció aislada. No hubo ninguna respuesta de carácter general hasta la huelga general de 1988 que no cuestionaba sino aspectos aislados del proceso. Los grandes sindicatos habían aceptado, desde los Pactos de la Moncloa, el discurso del enemigo de clase: la modernización y la competitividad.

Una tras otra las Directivas europeas iban impulsando las privatizaciones de los grandes monopolios públicos, banca incluida, aplicadas con entusiasmo por los sucesivos gobiernos de PSOE, PP, PNV y CiU. Esas mismas organizaciones colocaron a sus dirigentes en los consejos de administración de los nuevos trust privados e instauraron la corrupción masiva, mientras se ufanaban de que “España era el país donde más rápidamente se podían hacer grandes fortunas” y de que “la mejor política industrial es la que no existe” (Solchaga dixit). Para los representantes sindicales de la aristocracia obrera y de la autodenominada izquierda quedaban los lucrativos puestos en las Cajas de Ahorros, extendiéndose así a ellos las migajas de la corrupción, como se ha comprobado recientemente.

Todo resquicio de soberanía o de política alternativa al capitalismo desapareció con el Tratado de Maastricht (1992). Años después, el proyecto de Constitución Europea, que quedó en vía muerta tras su rechazo en Referéndum por los Países Bajos y, sobre todo por Francia, fue aprobado en España por un 76% de los votos, con una abstención cercana al 60%. Los dirigentes de las grandes centrales sindicales, a diferencia de la CGT francesa, pidieron el voto a favor “porque refuerza la capacidad sindical y beneficia a los trabajadores europeos”.

La supeditación absoluta a los designios del gran capital europeo a través del BCE y de la CE dio un paso decisivo con la implantación del Euro y de la Unión Monetaria (1999). La instauración de una política monetaria común entre países con niveles de desarrollo muy diferentes y ejercida con mano de hierro por el BCE - controlado por Alemania - ha tenido como consecuencia drásticos ajustes en los servicios públicos y en los derechos laborales. La clase obrera ha pagado con una enorme caída en sus condiciones de vida y de trabajo el ajuste entre economías dispares, a beneficio del capital financiero, sobre todo, alemán.

Aprovechando la crisis general desatada en 2008 y el enorme endeudamiento público – resultado como bien sabemos de la transferencia masiva de fondos públicos a la gran banca y a las multinacionales - se establecieron férreos mecanismos de fiscalización. La aceleración de las privatizaciones de los servicios sociales, junto al desmantelamiento de lo público mediante grandes recortes del gasto, las contrarreformas laborales y de las pensiones se garantizan mediante la reforma del artículo 135 de la Constitución (agosto de 2011), la posterior convalidación parlamentaria del Tratado de Estabilidad de la Zona Euro (2012) y la Ley 2/2012. El Estado, la Seguridad Social, cada Ayuntamiento y cada Comunidad Autónoma, son periódicamente intervenidos por la Troika que asegura mediante todo tipo de coerciones y amenazas el cumplimiento de los objetivos de Déficit y el Pago de la Deuda.

¿Hace falta añadir más argumentos para llegar a la conclusión de que los programas políticos para las elecciones de quienes obtendrán representacióny que siempre son un monumental engaño, lo son además ahora porque ninguno de los partidos que obtendrán representación cuestiona la ausencia total de autonomía política en el marco de la UE y de la Zona Euro.

La UE y el engranaje institucional de la Unión Monetaria son, exclusivamente, instrumentos al servicio del gran capital financiero y de los monopolios. Sirven al objetivo prioritario del capitalismo en crisis: asegurar que los costes de la misma recaen sobre la clase obrera y las clases populares.

Quienes desde supuestas posiciones de “izquierda” reclaman la “vuelta del Estado del Bienestar”, cumplen el papel de servidores de las clases dominantes. Lo hacen, tanto porque respaldan sus mentiras, como porque – cumpliendo su papel natural – se afanan en dificultar que el movimiento obrero y popular identifique con claridad a sus enemigos y actúe en consecuencia.

A mantener el engaño de la UE como marco democrático en el que cabría ejercer la soberanía de los pueblos, contribuyen también las organizaciones independentistas que plantean ejercer el legítimo Derecho de Autodeterminación en su marco. Hemos vivido el ejemplo de Cataluña. Hemos visto cómo los gobiernos y las instituciones europeas miraban para otro lado ante la brutal exhibición de represión contra un pueblo indefenso realizada por unos aparatos del Estado atravesados por la herencia de la Dictadura. Se ha manifestado también con toda claridad la ingenuidad, o la trampa para los pueblos, que entrañan propuestas de independencia en el marco de la UE. Una vez más se ha impuesto la evidencia: es necesario articular la lucha conjunta de la clase obrera y de los pueblos del Estado español para liquidar el Régimen heredero del franquismo y por la República.

En el escenario de la crisis, cuyo próximo estallido se anuncia ya, con una UE debilitada por el Brexit, con sus principales potencias con graves problemas económicos y cuando las contradicciones entre el imperialismo norteamericano y el de las grandes potencias europeas se agudizan, es preciso que la respuesta de los pueblos de Europea a las nuevas agresiones, que sin duda vendrán, se articule sobre la base de arrojar a la UE al basurero de la historia. La unificación de las luchas obreras y populares concretas debe enmarcarse en la exigencia de No Pagar la Deuda, salir de la UE, del Euro y de la OTAN. Todo ello junto a la expropiación de la banca, de las grandes empresas estratégicas y la socialización de los recursos naturales, unidas a la planificación democrática de la economía.

Propuestas de ruptura como las que apuntamos, que señalan claramente a los responsables de tanto sufrimiento y muestran el camino a seguir, son las únicas que, con la coordinación necesaria, pueden permitir a los pueblos de Europa avanzar en la construcción de la fuerza necesaria para conquistar la soberanía y la democracia y acabar con el capitalismo y construir el socialismo.

Firma conjuntamente:

Iniciativa Comunista, Partido Comunista de España (Marxista-Leninista), Partido Comunista de los Pueblos de España, Unión Proletaria, Red Roja

Página 1 de 200