Actualidad

El 3 de julio se ha reunido el gobierno PSOE-UP, encargado de gestionar los intereses…

La entidad sionista de Israel, como un acto más de su criminal trayectoria, pretende anexionarse el 30% del actual territorio palestino de Cisjordania. Inicialmente había anunciado la fecha del 1 de Julio, que de momento no ha podido llevar a cabo.

El apoyo del imperialismo estadounidense no ha sido suficiente para consumar esta acción criminal, promovida por el corrupto y genocida Benjamín Netanyahu, que es el actual gestor de la dictadura del capitalismo sionista, que se sustenta sobre la falacia de un pueblo judío que ha sido utilizado como pretexto y coartada para la ocupación de los territorios de la Palestina histórica, y para el secuestro, tortura y asesinato de un pueblo que siempre ha respondido de forma heroica a estas acciones criminales, y que nunca ha abandonado sus posiciones de lucha consecuente por la recuperación de su territorio invadido.

Palestina resiste la ocupación sionista desde 1948, desde entonces libra un combate contra la ocupación y por el derecho de retorno para todos/as los que se han visto expulsados de su tierra.

La entidad sionista ha cometido toda clase de crímenes contra el pueblo palestino: robo de tierras, torturas, encarcelamientos extrajudiciales, asesinatos selectivos, asaltos a campos de refugiados como los de Sabra y Chatila, cometiendo miles de asesinatos de mujeres, ancianos y niños. Hoy el sionismo ha convertido a Palestina en el mayor campo de concentración de la Historia, imponiendo a punta de pistola un apartheid que maneja de forma indiscriminada la vida y derechos de todos los palestinos.

Hace 72 años que Palestina resiste, con una heroicidad admirable, a la ocupación sionista. En este tiempo ha sido miles las vidas entregadas, en la continuada resistencia al robo de la casi totalidad de sus tierras.

El imperialismo norteamericano, como aliado incondicional del sionismo, ha impuesto la inestabilidad en la región, comenzando desde el mismo momento en que el sionismo se proclama estado en las tierras palestinas, infringiendo todas las leyes internacionales, y acabando con los derechos de un pueblo libre. La complicidad de este imperialismo ha continuado en la región, desde entonces, con apoyo directo a las estrategias de guerra, como la de Siria con más de 380.000 víctimas mortales, y que hoy sufre un bloqueo criminal impuesto por el gobierno de EEUU, o cómo la intervención imperialista encabezada por el gobierno de Arabia Saudí, que desde hace seis años  desarrolla una brutal guerra contra el pueblo de Yemen. En este último caso, tanto la monarquía española, cómo los gobiernos de PP y PSOE-UP, actúan como aliados del sionismo facilitando todo tipo de suministros de guerra a la potencia agresora.

El imperialismo internacional desarrolla de forma continuada una campaña de injerencias bélicas, y también económicas, que suma diariamente una cadena de víctimas. Una acción continuada, cuyo fin es situar a los pueblos de Oriente Medio en una constante espiral de guerras, invasiones y asesinatos.

La llamada “comunidad internacional”, encabezada por países que una y otra vez pretenden arrogarse la legitimidad de la democracia global, se muestran como cómplices silenciosos de los brutales crímenes del sionismo internacional. Y, por ello, no han dicho una sola palabra ante este nuevo episodio de la violencia sionista

El PCPE tiene la convicción de que Palestina vencerá, y que su victoria llevará a la derrota al imperialismo estadounidense en la región, y también al sionismo internacional.

Denunciamos la práctica del robo y el saqueo contra el pueblo de Palestina.

Exigimos la inmediata liberación de los presos, entre los que se encuentran más de 400 menores.

Exigimos al actual gobierno de PSOE-UP la condena sin paliativos de las pretensiones anexionistas del sionismo, y sus crímenes contra el pueblo Palestino.

El PCPE apoya con determinación la propuesta del pueblo Palestino, que lucha por la convivencia pacífica en un solo Estado, que permitirá el regreso de todos/as los/as exiliados/as.

El PCPE hace un llamamiento a la unidad de acción y a la movilización popular de todos los pueblos, sobre la base de los principios del internacionalismo proletario, en contra del proyecto sionista que pretende acabar con el pueblo palestino.

 

Secretariado Político del Comité Central del PCPE

2 de julio de 2020

Tras el abandono de la huelga de hambre –y sed también, inicialmente- por el preso…
Publicamos el texto base del acuerdo de trabajo alcanzado por Red Roja y el PCPE…
La crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto algo de lo que tal vez en…

La Fiscalía del Tribunal Supremo empieza a enterarse, por fin, de lo que es una convicción general en toda la opinión pública, nacional e internacional: Juan Carlos I cobró una comisión de 100 millones. Parece que en esta ocasión, que no es la única en que ha metido la mano, el empuje de un fiscal Suizo, que tiene alguna documentación facilitada por alguna amiga del Rey Emérito, ha obligado al apresurado movimiento del Fiscal del Supremo, para tratar de evitar que una vez más quede en evidencia la complicidad de la Justicia española.  

Un Rey a la fuga sería como dar continuidad a una vieja tradición de la familia de los Borbones, y este parece ser un escenario cercano a día de hoy. Algunas publicaciones apuntan que la República Dominicana podría ser el posible retiro dorado del cleptómano. No deja de tener su gracia que el comisionista considere una República como el lugar más seguro para su retiro. 

Esta es la historia de un Jefe de Estado que no solo se instaló en el poder bañado por la sangre de la represión del tirano Francisco Franco, sino que en el ejercicio de sus funciones protagonizó todo tipo de escándalos que los Servicios Secretos le tapaban una y otra vez. Juergas de todo tipo, amantes amenazadas por los aparatos del Estado cuando trataron de contar sus aventuras, golpes de Estado y un largo etcétera jalonan la historia de su Jefatura durante casi cuarenta años. Nada de extrañar en realidad, pues su actuación da continuidad a las tradiciones más arraigadas de sus antecesores, con ejemplos tan representativos como Felipe V o Fernando VII, que manejaron este país como finca propia, en la que robar, asesinar o mantener a una corte de vividores, cortesanas y parásitos era lo más normal en la vida.

Al mismo tiempo, en este país hay decenas de miles de personas en prisión por coger algo para comer, o como consecuencia de la pequeña delincuencia que tiene su origen en la opresión y la marginación social que provoca el sistema. Esa pequeña delincuencia, y esas sustracciones por hambre, se pagan con muchos años de cárcel, y para que eso no diera mucho trabajo al Estado se inventaron lo de los “juicios rápidos”, pues no vale la pena dedicar muchas energías a quienes van a estar entrando y saliendo de la prisión durante toda su vida.

Cuando se roba en cantidades grandes no se suele ir a prisión, o se va a prisión en condiciones de lujo como es el caso de Iñaki Urdangarín.

Si este país fuera una democracia, y con la contundente evidencia de los hechos (no solo estos últimos, sino todos los anteriores también), ya habrían faltado minutos para dictar una orden de prisión preventiva ante el alto riesgo de fuga del ladrón. Pero este país no tiene un sistema democrático …, ni de lejos.

Por eso hay que seguir con la lucha y con la movilización social, para exigir el procesamiento y la prisión inmediata para Juan Carlos I, por este robo y por todos los anteriores. También, para no dejar el trabajo a medias, lo mismo para su cómplice Felipe VI. 

Haciendo uso de los términos políticamente correctos, se podría decir que la democracia española no tiene narices para meterle mano a Juan Carlos I. Con el evidente riesgo de fuga de este sujeto, lo primero sería proceder a su prisión preventiva para evitar que tengamos un nuevo Rey a la fuga en nuestra historia. Pero, por ahora, parece que ni tan siquiera una Comisión de Investigación en el Parlamento saldrá adelante ...

Es el momento del pueblo organizado

Para exigir que se haga justicia y se le condene junto a todos los sicarios con apellidos nobiliarios que han actuado como sus tapaderas durante todos estos años.

Es el momento del pueblo organizado 

Para forzar el exilio de toda la familia Borbón y exigirles que devuelvan todo lo que nos han robado.

Es el momento del pueblo organizado 

Para proclamar la República Socialista que lleva a la clase obrera al poder y, sobre la base de un nuevo proyecto  histórico de estado,  resolver en la práctica el problema territorial de España al reconocer el derecho a la Autodeterminación de los pueblos. ¡Y que los Borbones se vayan p´al carajo! A emigrar, para no perder la viejas tradiciones familiares.

El PCPE se suma a la campaña en defensa de la sanidad pública y a…
ALICANTE, Av. Bulevar Teulada esq. Dr. Jiménez Diaz 12:00h - PCPE AGUILAR DE LA FRONTERA,…

 

Como cada 9 de mayo, las y los comunistas de todo el mundo celebramos este día como el día de la Victoria sobre el nazi-fascismo durante la II Guerra Mundial. Un día cargado de gran significado, no sólo para la clase trabajadora, sino para el conjunto de la Humanidad. 

La carga política e ideológica que conlleva esta fecha es de tal magnitud, que la “democrática” Unión Europea decidió celebrar el día conmemorativo de Europa justo el mismo 9 de mayo, con la clara intención de tergiversar la Historia, colgarse una medallita a favor de los derechos humanos y negar el papel insustituible de la Unión Soviética, el  Ejército Rojo y el PCUS en la victoria sobre el nazi-fascismo. 

La conmemoración de este día debe tener un espacio para el recuerdo de todas aquellas mujeres y hombres que dieron sus vidas luchando por la liberación del yugo del nazismo, pero también deber servirnos para sacar conclusiones y avanzar posiciones en torno a la lucha antifascista hoy. 

Obviamente, la realidad de la lucha de clases en el 2020 no es la  misma que existía en los años 30 en Europa, sin embargo, la realidad es tozuda y las relaciones de producción siguen siendo privadas. El auge de la extrema derecha en el estado español y en el resto de Europa es un fenómeno que viene dándose con demasiada cotidianeidad en los últimos años, tanto a nivel institucional como en las calles de nuestras ciudades y pueblos. 

Desde una perspectiva totalmente alejada de la lucha de clases, podríamos entender que son casos aislados, que los nazis son una tribu urbana más y que intolerantes ha habido toda la vida. Le haríamos un gran  favor al capital y al fascismo si situásemos nuestro análisis fuera de la contradicción principal que genera el sistema capitalista, que mientras la producción tiene un carácter cada vez más social, los beneficios son privados y cada vez más concentrados en los bolsillos de un reducido número de oligarcas. 

La llegada al poder del nazi-fascismo no fue casual. Al  igual que su presencia cada vez más cotidiana hoy en día, responde a los intereses de clase de la burguesía. En momentos como el actual, en los que se nos viene encima otro ciclo de la crisis estructural  del capitalismo (agudizada por la crisis de la pandemia del COVID 19), cualquier resistencia que pueda poner en peligro los intereses y beneficios de los grandes monopolios será duramente reprimida, ya sea por la vía judicial o por la vía extrajudicial. 

El fascismo puede tener diversas caras y disfrazarse de muchas maneras, pero ha jugado y jugará siempre el mismo papel de contención de la lucha revolucionaria, y esa es una máxima que no debemos olvidar a la hora de enfrentar las luchas que nos tocará desarrollar para defender y conquistar nuestros derechos. 

HOY COMO AYER, AL FASCISMO SOLO SE LE DERROTA SI SE  LE COMBATE.

 

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO, SALVA AL PUEBLO.

De esta crisis sanitaria, convertida ya en un nuevo y gravísimo episodio de la crisis general del sistema capitalista que nos azota desde 2008, solo una posición de ofensiva podrá frenar el envite que la patronal, con la gestión de sus respectivos gobiernos, está gestando contra todos nuestros derechos colectivos, individuales, laborales...

En este contexto de la lucha de clases, la siempre necesaria confrontación ideológica entre capital y trabajo y entre reforma y revolución, se vuelve más necesaria que nunca. Es imprescindible hacerlo desde el primer momento, pues nos va en ello un futuro de insoportable esclavitud y sobreexplotación. Todos nuestros derechos están amenazados en este momento; todos los ganamos luchando y todos los podremos perder si no los defendemos con todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance.

Cada organización de la clase obrera y el pueblo con sus instrumentos: los sindicatos con la Huelga (Nissan), los partidos convocando a la organización y movilización obrera y popular y las organizaciones sociales organizando activamente la respuesta popular. Cada cual cumpliendo con su tarea, a la ofensiva, no siendo dependientes en lo ideológico ni en las propuestas con los cantos de sirena y engañosos llamados de quienes, superados por la Historia, aún nos hablan de un retorno al capitalismo de rostro humano. El capitalismo nunca tuvo ese rostro, hoy lo hemos visto con claridad durante la crisis del covid 19. La norma es sacrificio y muerte para el pueblo trabajador, abandono de las personas vulnerables, descarte humano de quienes ya no se les puede extraer plusvalías; todos los medios y medidas para salvar la cuenta de resultados de los patronos, abandono y miseria para quienes todo lo producimos. Con la organización, la lucha coherente, la coordinación y unidad podremos enfrentar con garantías para vencer la arremetida del capital. 

Todo está en juego, incluido el derecho a manifestarnos/concentrarnos, y dependerá de nuestra actitud que las calles queden desiertas del pueblo o no; que se vacíen de banderas rojas o no. Pueblo organizado en defensa de sus derechos o calles en manos de fascistas a la orden del capital.

Empezamos abriendo brecha al silencio impuesto a la lucha política y social.

Por ello, el PCPE, el día 23 de Mayo, promoverá diversas convocatorias de concentraciones, en todas las localidades donde nos sea posible, por el trabajo, la defensa de nuestros derechos y un plan urgente de emergencia social.

Convocatorias abiertas a cuantas organizaciones y compañeros/as de lucha con las que podamos compartirlas; convocatorias que sean germen de organización y movilización obrera y popular para enfrentar lo que la patronal y sus gobiernos nos están preparando para remontar sobre nuestras espaldas su tasa de ganancias. Lo hacemos mirando al futuro y no con cortedad de miras.

Comunicaremos las convocatorias con un plan de seguridad sanitaria que garantice que nadie corre el más mínimo riesgo, con una limitación de personas y con espacios delimitados y, con todas esas garantías, serán las delegaciones del gobierno las que decidan si estamos en un estado de alarma sanitaria o en un estado de excepción. Tiraremos la pelota a su tejado, pero no solo lo hacemos para evidenciar al gobierno, lo haremos, fundamentalmente, para sentar las bases del amplio movimiento de masas y de base, que con carácter asambleario y profundamente participativo y unitario, debe articular la respuesta organizada del Pueblo a la ofensiva del Capital.

 

LA CRISIS CAPITALISTA QUE LA PAGUEN LOS RICOS Y NO LA CLASE OBRERA.

Página 1 de 8