POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA. POR EL FRENTE OBRERO Y POPULAR

Este 14 de abril de 2011 se conmemora el ochenta aniversario de la proclamación de la II República, experiencia histórica que despertó enormes expectativas en la clase obrera
 

Este 14 de abril de 2011 se conmemora el ochenta aniversario de la proclamación de la II República, experiencia histórica que despertó enormes expectativas en la clase obrera y en los sectores populares, y que contó con un inmenso apoyo de masas desbordando las estructuras de represión de los estamentos más reaccionarios de la sociedad española, y abriendo un proceso de cambio social y político que había sido demandado durante un largo período por la clase obrera y otros sectores populares. La oligarquía respondió a este avance de las posiciones del pueblo con el golpe de estado de Franco, como avanzadilla de la deriva fascista del capitalismo europeo. El capital financiero, la oligarquía terrateniente y la iglesia católica, fueron aliados que jugaron un papel protagonista en la conspiración, en la guerra y en la misma dictadura fascista impuesta durante largas décadas.

 

Aquel período histórico se saldó con la llamada “transición política”, que permitió –con la colaboración del reformismo y de la organización eurocomunista- que el bloque histórico dominante recompusiera su posición de dominación absoluta, sin pagar ningún precio por su criminal acción contra las legítimas aspiraciones del pueblo español durante ese período histórico. La restauración monárquica –con la imprescindible colaboración de Santiago Carrillo- configuró una forma de estado que ha permitido al capitalismo español su inserción en la cadena imperialista en una posición ventajosa. Para ello fue necesario obtener la colaboración no solo de las organizaciones políticas que se reclamaban de la clase obrera sino también de las principales organizaciones sindicales, que en estas décadas han jugado un papel imprescindible para maniatar la lucha de la clase obrera de este país.

 

Transcurridos ochenta años el capitalismo español ha entrado en una fase superior, de inserción en el capitalismo internacional y de adaptación de su superestructura política a las necesidades de la actual forma de la dictadura del capital, que es la monarquía parlamentaria. La crisis estructural del capitalismo internacional, que impone violentamente todo tipo de medidas para aumentar la tasa de explotación de la clase obrera, no hace más que confirmar este análisis, que está llevando a la clase obrera a retrocesos históricos y a una pérdida generalizada de sus conquistas y de sus condiciones de vida.

 

Hoy la cuestión de la República se plantea, por tanto, en otras coordenadas políticas. Finalizó, hace tiempo, la etapa en la que fracciones del bloque dominante podían transitar algún camino de avance democrático junto a sectores del pueblo. Hoy no podemos crear la ilusión de que es posible abrir un período de transición entre la actual monarquía parlamentaria y la sociedad socialista. La república que ha de venir es la república socialista, es decir, es el cambio en la forma de estado que se ha de dar en el proceso de la revolución socialista en nuestro país y de la toma del poder por la clase obrera.

 

El PCPE trabaja por la creación de un Frente Obrero y Popular por el Socialismo. Un Frente sustentado en una alianza de aquellos sectores más avanzados de la clase obrera -organizados en el Partido Comunista- con otros sectores sociales explotados y oprimidos por el capitalismo español. Un Frente concebido como “alianza revolucionaria de todos los explotados y todas las explotadas”. En esa línea estratégica el PCPE trabajará por concretar esa política de alianzas con organizaciones sindicales, políticas, de mujeres, juveniles, culturales, etc., en función de la composición de clase de las mismas, y no como un conglomerado de siglas ajeno a las condiciones concretas del desarrollo de la lucha de clases en nuestro país.

 

Un amplio movimiento republicano, sustentado en estas claves políticas, debe trabajar participando en las luchas diarias de la clase obrera y de los pueblos del estado para convertir el objetivo de la república socialista en una aspiración impulsada por los sectores más combativos del pueblo trabajador, y apoyada por las más amplias masas en una estrategia de acumulación de fuerzas que al tiempo que acorrala a la monarquía borbónica trabaja por la revolución socialista en este país.

 

Este 14 de abril, exigiendo memoria, justicia y reparación; y luchando por la república socialista que dará respuesta política al derecho de autodeterminación de pueblos y naciones y que iniciará la etapa histórica del poder obrero en España, el PCPE sumará sus fuerzas con todas las movilizaciones que se convoquen en este aniversario histórico.

 

POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA CONFEDERAL

POR EL DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN

POR LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA