Después del movimiento pre-insurreccional de los Chalecos Amarillos y de las incesantes luchas del verano y del otoño de 2019 (hospitalarios, bomberos, correctores del bachillerato, trabajadores precarios, etc.),en Francia se desarrolla un movimiento muy combativo de lucha por la retirada del proyecto Macron de destrucción de las pensiones por reparto, con huelga mayoritaria en numerosos sectores (transportes ferroviarios y urbanos, profesores, química…)llamamientos intersindicales a la huelga nacional, huelgas renovables votadas en Asambleas Generales (AG) profesionales o interprofesionales, bloqueo de refinerías, múltiples iniciativas en las universidades. Ya un millón y medio de trabajadores han desfilado en todas las ciudades grandes y medianas del país exigiendo la retirada pura y simple del proyecto Macron-Delevoye y una mejora general de la situación de los trabajadores jubilados presentes y futuros.

 

No sólo el martillaje mediático para aislar a los trabajadores del ferrocarril no ha"tomado" mayoritariamente, no sólo Laurent Berger, el muy amarillo secretario de la CFDT y actual presidente de la Confederación Europea de Sindicatos no logró romper la huelga, no sólo muchos trabajadores comprendieron que la «Jubilación por puntos» está diseñada para retrasar indefinidamente la jubilación y amputar continuamente las pensiones, pero cada vez más personas entienden que esta contrareforma patrocinada por la Unión Europea (UE) y respaldada por el MEDEF es sólo un elemento del "paquete" de contrareformas destinadas a arañar los logros sociales de 1945 para sustituirlos por una sociedad totalmente desigual, alineada con las normas regresivas de la Europa alemana denominada «Ordo-liberal» y del contramodelo anglosajón. Por otra parte, es porque empiezan a comprenderlo que un número importante de jóvenes, incluidos los estudiantes de secundaria, es probable que se involucre en el movimiento a pesar del lavado de cerebro europeísta y del anticomunismo de Estado que les extienden los medios de comunicación dominantes y los programas escolares oficiales. Por ello, en su panfleto nacional difundido en las manifestaciones, el PRCF llama a los trabajadores a rechazar el anticomunismo y el antisoviético de retardo, estos venenos mortales para el movimiento obrero; un veneno que el Parlamento Europeo pretende ahora, de manera totalitaria, imponer desde Ucrania hasta Atlántico con su vergonzosa moción de septiembre pasado.

 

Los militantes del PRCF se han comprometido dinámicamente en este movimiento, no sólo como actores, asalariados, jubilados, estudiantes, desempleados, sindicalistas de clase, pero como militantes del Renacimiento comunista portadores de una perspectiva de vanguardia: la de la reconstrucción del partido comunista de combate en Francia, del apoyo resuelto al sindicalismo de clase y de una estrategia de ruptura que articula el Frexit progresista, la nacionalización de los sectores-claves de la economía, la multiplicación de las cooperaciones internacionales mutuamente provechosas y la marcha revolucionaria al socialismo para nuestro país.

 

En efecto, es vital denunciar – lo que rechazan la «izquierda», la «extrema izquierda» y las confederaciones euro-formateadas – el papel ultranegativo de la UE: ésta ha en efecto muy oficialmente «recomendado» la instauración en Francia de un régimen de jubilación único para "economizar miles de millones", con el fin de preservar la sujeción del euro al Marco fuerte y acelerar el «reembolso» de la supuesta deuda «adeudada» por Francia a los mercados financieros. Por tanto, es necesario romper las cadenas de la Unión Europea y de las demás instituciones del capitalismo globalizado (FMI, OMC, OTAN y futuro «ejército europeo») para restaurar la soberanía nacional; establecer una verdadera soberanía popular centrada en el mundo del trabajo, nacionalizar las grandes empresas del CAC-40, retomar el camino del progreso social y del «producir en Francia», hoy ampliamente destruido, pasar de verdad a la «transición ecológica», iniciar cooperaciones internacionales mutuamente beneficiosas, dinamizar Europa de las luchas y despejar el camino del socialismo-comunismo para nuestro pueblo.

 

En estas condiciones, el PRCF hace un llamamiento a sus organizaciones y activistas para que continúen comprometerse prioritariamente en el éxito de la mano de hierro en curso mostrando que dos coherencias sociopolíticas se enfrentan «bloque a bloque» en nuestro país. No se trata de las complementarias, antisindicales, anticomunistas y opresivas, del «neoliberalismo» de Macron (cada vez más policial, fascista y liberticida) y del «patriotismo» lepenista (cada vez más abiertamente «euro-compatible») pero las que componen, por una parte, la marcha neoliberal hacia la “eurodisolución” atlántica y fascista de nuestro país y de las conquistas progresistas de nuestro pueblo, y, por otra parte, una reconstrucción de nuestro país «poniendo el mundo del trabajo en el corazón de la nación» (como decía el programa del Consejo Nacional de la Resistencia) hasta la expropiación del gran capital y la construcción de una sociedad socialista.

En el plano de la táctica de las luchas, los militantes del PRCF llevan ante todo en las luchas un mensaje de democracia obrera y sindical: sin ceder en nada al antisindicalismo primario, es la tarrea de los huelguistas y de las AG profesionales e interprofesionales de…

 

•        Coordinarse y gestionar el movimiento hasta la retirada del proyecto Macron,

 

•        Exigir que las confederaciones sindicales dejen de avalar el «diálogo social» bidón de Macron y que dejen de buscar un ilusorio «sindicalismo reunido» con la dirección amarilla de la CFDT

 

•        Promover por sí mismos, independientemente de la pseudo- «concertación» institucionalizada, reivindicaciones anticapitalistas y antimaastrichtianas portadoras de progreso, de empleo, de reducción de las desigualdades, la democracia y la protección social para todos.

 

•        Desarrollar un máximo de contactos entre profesionales, entre trabajadores de los transportes (Mer, Air, Rail, Route, Juntos), entre trabajadores del sector público y privado, entre activos, desempleados, estudiantes y pensionistas, precarios y estatutarios, entre franceses y trabajadores inmigrantes, incluidos los trabajadores sin documentados.

 

Construir la convergencia de las luchas exige también, a través de las movilizaciones de la próxima semana, llamar a una gigantesca manifestación unitaria de combate en París, por qué no en los Campos Elíseos, para que juntos, sin renunciar a su legítima diversidad, los sindicatos de lucha, los Chalecos Amarillos, los militantes políticos de organizaciones progresistas piden con una sola voz que se bloquee el beneficio capitalista para volver a poner a Francia en la senda del progreso social, la soberanía popular y las libertades democráticas. ¿Están destrozando nuestro país y nuestros logros? ¡Todos juntos y al mismo tiempo, detengamos sus ganancias!

 

Declaración del Polo de Renacimiento Comunista en Francia (PRCF) – 6 de diciembre de 2019.

Por Georges Gastaud, secretario nacional, Fadi Kassem, secretario nacional adjunto, Jo Hernández, secretario de la comisión luchas del PRCF y Gilliatt de Staërck, responsable nacional de los Jóvenes para el Renacimiento Comunista en Francia (JRCF)

 

La consumación del golpe de estado de las fuerzas de la ultraderecha en Bolivia

con la designación ilegal de la vicepresidenta del senado como Presidenta interina

del País, apoyada por las Fuerzas Armadas golpistas y el Gobierno de los Estados

Unidos; se ha traducido en la incremento de la persecución y masacre contra el pueblo boliviano que se levanta contra el golpe de estado. La masiva movilización de los trabajadores, campesinos e indígenas bolivianos, ha sido respondida con una violenta represión por parte de las fuerzas policiales y las Fuerzas Armadas golpistas, cobrando la vida de más de 20 manifestantes y provocando cientos de heridos.

Los criminales golpistas han emitido recientemente un infame decreto para “pacificar” el país aplicando una mayor represión, asesinato y persecución contra el pueblo boliviano, y garantizando impunidad a las fuerzas policiales y militares por sus crímenes. El desespero de la ultra-derecha boliviana frente a su imposibilidad de diezmar la altiva lucha del movimiento obrero, indígena y popular boliviano, los ha llevado a recurrir a su vieja táctica de responsabilizar a actores externos de la situación de inestabilidad y caos generada por el golpe de estado.

En este sentido, se han encargado de difamar y perseguir a la brigada médica cubana y al trabajador de la revista Centenario de argentina Facundo Molares; elaborando falsos expedientes y noticias con el objetivo de vincularlos como responsables de las protestas sociales.

El Partido Comunista de Venezuela responsabiliza a la ultraderecha Golpista Boliviana, a la OEA y al Gobierno de los EEUU como los responsables de la masacre contra el pueblo boliviano y la situación de caos e ingobernabilidad del país andino. Condenamos los ataques contra la brigada médica cubana y exigimos el cese de toda persecución y difamación de los médicos internacionalistas. Así mismos, denunciamos los intentos de la policía de Bolivia de forjar un falso expediente contra el reportero fotográfico argentino Facundo Molares, y exigimos el respeto de sus derechos humanos y su inmediata puesta en libertad.

Reiteramos todo nuestra solidaridad con el pueblo de Bolivia que se moviliza y lucha contra el feroz golpe de estado y la violencia de la ultraderecha. Convocamos a los Partidos Comunistas y Obreros, así como a las demás fuerzas revolucionarias y antiimperialistas del mundo, a intensificar las acciones internacionales de solidaridad con el pueblo de Bolivia frente al escalamiento de la represión del gobierno impuesto por la ultraderecha golpistas y el imperialismo.

 

Caracas, 18 de noviembre del 2019

PCV - BURÓ POLÍTICO DEL COMITÉ CENTRAL

Este jueves 31 de octubre de 2019, se cumple un año del vil, cobarde y alevoso asesinato de Luis Fajardo, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV) y de la dirección colectiva de la Corriente Clasista Campesina «Nicomedes Abreu» (CCC-NA), junto a Javier Aldana, activista del movimiento campesino. El hecho ocurrió en el sector La Palma, municipio Tulio Febres Cordero, del estado Mérida, cuando ambos llegaban en moto a la vivienda de Fajardo tras una jornada de trabajo.

Desde ese momento, y a lo largo de un año, el PCV ha denunciado el caso y demandado del Gobierno nacional y demás instituciones del Estado una investigación profunda y el consecuente castigo ejemplar a los responsables intelectuales, materiales y cómplices del asesinato; sin obtener un resultado favorable hasta la fecha.

Fajardo, un combativo dirigente campesino, encabezaba, entre otras, la lucha por el rescate del fundo Caño Rico, en el sector Las Veritas, parroquia Gibraltar del municipio Sucre, en el Sur del Lago de Maracaibo, del estado Zulia. Más de 300 familias, organizadas en consejos campesinos, cooperativas y frentes campesinos, exigían –y aún lo hacen– que el Instituto Nacional de Tierras (INTI) les regularice la entrega del fundo, para el rescate de 522 hectáreas no cultivadas y que permanecen socialmente ociosas en un 95%. 

 

JUSTICIA EN SU DOBLE DIMENSIÓN

El Partido Comunista ha insistido en que las instituciones del Estado deben responder garantizando no más impunidad, aplicación máxima de la ley a los responsables del asesinato, y solución a las demandas de los campesinos.

En este sentido, los comunistas continúan exigiendo justicia en la doble dimensión: descubrir y sancionar a los autores intelectuales, materiales y cómplices, y la entrega inmediata de las tierras a las familias campesinas reclamantes. 

 

CÍRCULO MAFIOSO Y CRIMINAL

En su momento, Oscar Figuera, secretario general del PCV, resaltó que «a partir de esas luchas, durante meses se llevó a cabo hostigamiento, persecución y amenazas permanentes contra nuestro camarada. Y estas acciones provenían principalmente de Carlos Sulbarán, terrateniente de la zona, y su administrador Héctor Soto», por lo que señaló que debían ser los primeros en investigarse.

El dirigente manifestó que en torno a este asesinato «hay un círculo mafioso del que también forman parte Guly Bert Antúnez, legislador del estado Zulia; el capitán José Villasmil Toro y el sargento Freddy Ojeda, de la Guardia Nacional; y la Fiscalía 21 con sede en Caja Seca, municipio Sucre (Zulia)».

Adicionalmente, expresó que «en esa sociedad de cómplices que opera a favor de los terratenientes, destaca el caso de instituciones que les correspondía actuar y que no lo hicieron, como el INTI y el Ministerio de Agricultura y Tierras, cuyo retraso interesado en la regularización de la entrega de las tierras a las familias campesinas le daba tiempo a los terratenientes para desalojar a los campesinos, destruir sus cosechas e intentar demostrar que las tierras no estaban ocupadas ni productivas por parte de estas familias».

Figuera enfatizó que estas denuncias se hicieron públicas y se formalizaron institucionalmente, pero que «no hubo ninguna respuesta ni medida de la Fiscalía, del Gobierno o de otra institución del Estado para la protección a la vida de los dirigentes campesinos de la zona y particularmente del camarada Luis Fajardo».

 

MOVILIZACIÓN CONTRA LA IMPUNIDAD

A un año del vil asesinato del dirigente campesino comunista Luis Fajardo, el PCV junto a la Plataforma Unitaria por los derechos del pueblo y la Corriente Clasista Campesina “Nicomedes Abreu”, realizara una movilización el día de hoy, jueves 31 de octubre, frente a la Fiscalía General de la Republica para exigir justicia ante el vil crimen y la entrega inmediata de las tierras a las familias campesinas del fundo de caño rico.

 

Este jueves 26 de septiembre ha tenido lugar un nuevo encuentro de nuestra organización con la Juventud

Comunista de Venezuela (JCV).

En él, hemos compartido experiencias de nuestras Juventudes y reafirmado nuestra visión totalmente

coincidente en la caracterización actual del imperialismo y el desarrollo de la lucha de clases, marcada por

la situación específica de Venezuela. También, hemos intercambiado los contextos en los que se

desenvuelve la realidad diaria de la población obrera juvenil en España, caracterizada por una precariedad

absoluta, la desmovilización popular o el auge de las posiciones reaccionarias y antiobreras en todo el

espectro político.  

Reforzamos nuestra percepción de la JCV como una Juventud Comunista revolucionaria, que rechaza la

vía de la democracia burguesa como una opción para la revolución, sin que ello suponga olvidar el

compromiso con la defensa de la soberanía de la patria venezolana.

 

Comité Estatal de Dirección de la Juventud Comunista de los Pueblos de España 

Los próximos días 1 y 2 de diciembre, la Juventud Comunista desarrollará su Iª Escuela Central de Formación. Los revolucionarios del futuro se forman en la Juventud Comunista, y se sirven de la praxis, que es la principal maestra de la conciencia. Esta praxis es la unidad de la práctica diaria de cada militante y de la teoría marxista-leninista, que debe servir para interpretar y transformar el mundo.

   Descargar texto original

Hace exactamente cien años, en Petrogrado, las y los Bolcheviques abrían la vía revolucionaria para las y los trabajadores y los pueblos del mundo entero.

Durante casi ochenta años, los movimientos comunistas revolucionarios de los cinco continentes, comprometidos con el socialismo y el antiimperialismo, hicieron retroceder y, muchas veces, vencieron a los capitalistas y sus gobiernos lacayos y reaccionarios.

Hace treinta años, la contrarrevolución alimentada por el imperialismo venció de manera provisional en la URSS y los países socialistas del Este.

“Mundialización neoliberal“, “construcción”, la extensión de la OTAN hacia los países del Este, la ofensiva contra los pueblos de Oriente Próximo y Sudamérica, la criminalización de los partidos comunistas del Este, el auge de los integrismos y los nostálgicos del Tercer Reich, la destrucción del medio ambiente por la insaciable búsqueda de bene cios del capitalismo, las amenazas de “guerra a gran escala contra Corea del Norte ...”: son algunos de los ejemplos de lo que ha supuesto la derrota del socialismo mundial entre 1989 y 1991.

Desde entonces, muchas de las llamadas organizaciones “comunistas” han abrazado el eurocomunismo y la socialdemocracia, abandonando de nitivamente las enseñanzas y aprendizajes que las y los bolcheviques nos dejaron en Octubre de 1917.

Conscientes de los desafíos que enfrentamos en el siglo XXI, nosotras y nosotros, Juventudes Comunistas de distintos países de Europa, rea rmamos nuestro compromiso con las teorías, prácticas y valores que animaron a las y los Bolcheviques en octubre de 1917 y recordamos que el campo socialista no colapsó por “exceso” socialismo, si no por el derribo sistemático al que fueron sometidos por parte del imperialismo y por los elementos reformistas integrados en el seno del PCUS.

Por otra parte, las organizaciones juveniles comunistas  rmantes, luchamos por la salida de las instituciones capitalistas e imperialistas que son la Unión Europea, el Euro y la OTAN, para volver al camino del socialismo, de la paz, de la libre autodeterminación de las naciones y de la cooperación internacional.

La gran revolución de octubre demostró que la victoria es posible.

¡Pelearemos, más y más, hasta que llegue el socialismo en nuestros países y el comunismo en todo el planeta!

Muchas son las pruebas que a día de hoy nos llegan de la magnitud de la traición y las maniobras que tuvimos que sufrir por parte de los fraccionalistas hace meses. Por si todo lo dicho anteriormente no dejara claro el perfil de sus representantes, un nuevo hecho sacado a la luz, refleja muy bien lo que son, porque como ya hicieran sus mayores fraccionarios, presentaron unos estatutos falsos ante el Ministerio del Interior, saltándose así cualquier criterio de soberanía de la militancia y riéndose una vez más de nosotros con vistas a quedar en una buena posición legal que les permitiera abordar la fracción con mejores garantías, en este caso robándonos el logo histórico de los CJC y apropiándose de sus siglas.

Unos estatutos son un conjunto de principios y normas para un Partido Comunista. Un marco de actuación elegido por la militancia en su Congreso cuyo contenido es inamovible en tanto la militancia no apruebe su modificación. La traición de la fracción a la militancia no se ha hallado sólo en la falta de escrúpulos o de principios a la hora de maniobrar para conseguir poder dentro del PCPE o los CJC, sino en la total complacencia con el Estado, su plena capacidad para integrars e al propio sistema y no suponer ninguna amenaza para el mismo.

Partiendo de la base que son unos estatutos que nada o poco tienen que ver con los aprobados en el X Congreso de los Colectivos de Jóvenes Comunistas, encontramos algunos rasgos significativos que pueden acercarnos a una valoración política de hacia dónde quieren redirigir algunos elementos ajenos al marxismo - leninismo a una organización con una trayectoria de lucha histórica en el estado español y que a pesar de lo que muchas y muchos han pensado, nunca ha sido una anécdota en la lucha de clases. Así, hoy queda mucho más claro el por qué tras un año tras la celebración del 9º Congreso, la militancia en las bases aún no conocía los estatutos y tesis aprobados.

En primer lugar, marcar el abierto carácter antidemocrático de la fracción al presentar unos estatutos que no han sido votados en ningún Congreso ni debatidos por parte de la militancia. Estos estatutos presentados son más propios de una sociedad mercantil que de una organización comunista, y tienen como objetivo presentarse ante el estado como una organización mansa que no pone en peligro sus intereses de clase y por tanto, ganar puntos para mantener las siglas.

Ya desde el inicio vemos como en la definición de los CJC dejan totalmente al margen los principios por los que se rige (“ Los CJC se rigen por el centralismo democrático, usando el marxismo - leninismo, ciencia materialista y dialéctica, para analizar, conocer y transformar la realidad…”), la propuesta estratégica (“ la dictadura del proletariado, base para la construcción del Socialismo y Comunismo en España”) o su vinculación con el PCPE, partido por el que fue creado y el que dirige su estrategia política.

Por otro lado, se hace una exposición de las actividades, en el que queda clara la intención de dejar a los CJC en un reducto de actividad estudiantil y de MOS, dejando al margen el resto de frentes en los que la juventud de extracción obrera y popular se organiza para hacer frente a las distintas formas de explotación a las que no se somete el sistema capitalista, como pueden ser el feminista, el antiimperialista o el ecologista.

Al tratar los distintos órganos, es chocante ver como una organización que se reclama heredera de las mejores tradiciones de lucha comunista, cambia por Asamblea General y Junta Directiva los órganos políticos de los que se compone cualquier organización comunista como son el Comité o Consejo Central y el Secretariado. Como comentábamos al principio del artículo, es más propio de una empresa privada que de una organización revolucionaria.

Lo mismo podemos observar al sustituir la figura del/la militante por la de mero “socio”, como si de un asociación de juegos de mesa estuviésemos hablando. La figura del/la militante diferencia a una organización de otra. En los partidos de la socialdemocracia existe la figura del/la afiliada, con una función prácticamente recaudativa, no son personas que construyan el partido desde la base, debatan y estudien la línea política de su partido, participen activamente en sus actividades o participen en los frentes de masas organizando a la clase trabajadora en la lucha por el poder obrero.

Todo esto deja muy claro en su perfil y nos abre bien los ojos para en el futuro no cometer los mismos errores, y convertirnos de verdad, en la Juventud Comunista que el PCPE necesita y que la clase obrera y los estudiantes de este país merece.

CED – Juventud del PCPE   

El 13 de Mayo comenzaba una nueva etapa para la Juventud del PCPE en el estado español. Tras meses de batalla contra las desviaciones ideológicas del Consejo Central de los CJC, el proceso fraccionario explotaba asestando un duro golpe contra la juventud leal al PCPE. Es entonces cuando se comienza a organizar un plenario estatal, con la militancia que ha sido firme ante esos postulados que ya rozan la socialdemocracia. Una militancia que ha sufrido durante mucho tiempo los boicots y el autoritarismo de un CC que se proclamaba por encima de las y los demás por el mero hecho de ser el comité superior.

Sin embargo, esto no sirvió para aplacar a la militancia comunista. El 13 de Mayo se convoca un plenario del que se elige un Comité Estatal de Dirección, nomenclatura en honor al que hubo durante el proceso fraccionario de 1993. Es aquí donde la militancia decide renombrarse como Juventud – PCPE, para evitar la relación con el discurso diluido y su identificación en las siglas de CJC, a pesar de la pérdida de una nomenclatura histórica de 30 años de trabajo comunista. Hoy por hoy consideramos más importante que la juventud obrera tenga claro la diferenciación entre quién es la juventud del PCPE y quién se hace llamar como tal con unas siglas que pertenecen a la historia comunista, echándola totalmente por la borda. Lo esencial no es el nombre, sino los principios, y no podemos permitirnos que la clase obrera dude de un mensaje de lucha clasista por aferrarnos a unas siglas. Nuestra lucha no es esta.

En este plenario la militancia sale totalmente reforzada para construir, desde la base, una juventud comunista capaz de responder a las peticiones de la clase obrera juvenil de este país sin discursos ambiguos o rebajados. Una militancia comunista basada en el trabajo, la cultura del esfuerzo y una perspectiva clasista intocable, donde lo esencial sea unas bases fuertes que sepan trabajar las masas y los frentes de clase obrera, sabiendo analizar el contexto político para actuar y organizar a la juventud en sus frentes naturales, y yendo más allá en aquellos frentes que hasta ahora se dejaban de lado como si de una cuestión secundaria se tratase, como el Movimiento Obrero Sindical, donde se olvidaba que acabaría toda la juventud obrera, por mucho que no fuera el frente inmediato, el caso de Mujer Nueva, donde el feminismo brillaba por su ausencia, o el Movimiento Estudiantil reducido al ámbito universitario, como si allí se centrara la juventud obrera.

El Comité Estatal de Dirección elegido, formado por 9 camaradas, ya ha comenzado a trabajar para reestructurar política y organizativamente a la militancia del estado. Sobre los pilares del trabajo militante y la formación, el crecimiento de la estructura a todos los niveles es un paso natural, y no solo de forma cuantitativa, sino sobre todo de forma cualitativa. La tarea esencial del CED es crear una dinámica de trabajo propia de la Juventud del PCPE, con camaradas que siempre estén en un frente y sabiendo articular su discurso como militante comunista interviniendo en el mismo. Solo con el ejemplo del trabajo se consigue concienciar a las masas y hacerles llegar un discurso, y esa es la base sobre la que se debe trabajar. No somos la organización de miles de jóvenes, somos la organización de la juventud obrera y esto no es una cuestión de cantidad, sino de calidad militante.

El CED seguirá trabajando para asentar la estructura organizativa en el Estado Español y desarrollar a la militancia políticamente, bajo la imagen a todos los niveles de J-PCPE, puesto que lo que nos caracteriza no son unas siglas, sino la aplicación práctica de los principios del Marxismo- Leninismo que hoy se encarnan en el PCPE.

 

Secretariado Político
Comité Estatal de Dirección

26 de Septiembre 2017

Únete a la Juventud del PCPE

Escrito por
26 de Septiembre 2017

Quienes somos

Escrito por