04 de Septiembre 2017

Las burdas tramas de los caciques

Esta pasada semana, concretamente el 26 de agosto, la noticia de la detención de Juan Clavero, activista ecologista, por parte de la Guardia Civil en un 'presunto control rutinario' y donde parece que, tras el registro de su vehículo, se encontró cocaína, corrió como la pólvora, ante la incredulidad de todas las personas que lo conocen.

Desde el principio, todo el mundo ha estado de acuerdo en considerar que tal 'detención' no ha sido más que una trama urdida, sin duda alguna, por aquellos y aquellas cuyos intereses privados chocan con el interés público, pretendiendo hacerse dueños de caminos, cañadas y veredas que son de dominio público y contra los cuales, este conocido activista viene manteniendo una larga batalla. Además, en esta trama, los usurpadores han contado con la inestimable ayuda de sus lacayos y sus fuerzas del 'orden'.

El modo de actuar de esta escoria no es nuevo, pues basta recodar el caso de Alfon, un chico al que le colgaron un delito de terrorismo que no ha cometido y por el que, hoy día, está preso. Sin duda, existen otros casos menos conocidos.

Pero esta trama, montada para desacreditar a Juan Clavero y paralizar su trabajo en defensa de lo público, ha sido realizada de una forma tan burda y chusca, que está haciendo aguas por todos lados. Desde un principio, la Guardia Civil ha mentido, comunicando que la detención y registro del vehículo de Juan Clavero fue en un control rutinario, cuando la verdad es que se dispuso exclusivamente para él. Según el atestado aportado a las diligencias previas del juzgado, no habría sido un control rutinario, sino que dicho control se montó por una llamada anónima. Curiosamente, a la hora que se recibe dicha llamada, las 15:40 horas, el activista se encuentra en un bar de la localidad de Benamahoma, en presencia de numerosos testigos y su furgoneta se encuentra aparcada en un carril a tres kilómetros de El Bosque, que es el punto desde donde saldría un marcha reivindicativa de las vías pecuarias y caminos públicos, hoy en día cerrados y vallados por los propietarios de los terrenos por donde discurren. Para más evidencia del chapucero montaje, hay testigos que sitúan a una persona en el interior de la furgoneta de Clavero antes de que éste subiese a la misma.

No nos sorprende en absoluto la gansteril forma de actuar tanto de propietarios de terrenos como de sus fuerzas policiales. Esta forma entronca, por desgracia, con la forma en que los caciques de la Sierra de Cádiz han actuado siempre. Bien mediante la fuerza, la coacción o la mentira, han procurado mantener sus privilegios.

Los y las militantes comunistas del PCPA-PCPE en Cádiz, queremos manifestar nuestra solidaridad con Juan Clavero, persona a la que todos conocemos desde hace un buen puñado de años y a la que reconocemos una honradez intachable, y a la que prestaremos todo el apoyo que necesite; exigiendo su inmediata exoneración  de todos los cargos y la persecución y ejemplar castigo de los autores de esta burda trama..

Por otro lado, hechos como este son los que debemos esperar por parte de quienes consideran al territorio como una parte de su cortijo personal, tratando de expoliar al resto de la población de sus legítimos derechos, así como por parte de la corrupta burguesía y, no menos corruptas, fuerzas de seguridad, que no duda ni un solo instante en echar mano de cualquier método, por rufianesco y vil que sea, para defender sus espurios privilegios.

Frente a esta situación, las y los comunistas del PCPA-PCPE exhortamos a la clase obrera, jornaleros y jornaleras, colectivos ecologistas y demás sectores populares a aumentar la presión de lucha contra estos depredadores, mediante la organización de amplios frentes de masas desde donde la llamada a la nacionalización de las propiedades de los terratenientes y al control jornalero y obrero de las mismas.

¡¡¡BASTA DE MONTAJES POLICIALES!!!

¡¡¡ EXONERACIÓN INMEDIATA DE JUAN CLAVERO!!!

Modificado por última vez en 11 de Septiembre 2017