31 de Agosto 2018

La monarquía no es bienvenida por la clase obrera

Este 8 de septiembre se destacará tanto fuera de ella como en Asturias la presencia de Leonor de Borbón y Ortiz en la misma. No por sabido, conviene recordar que la atención que se le prestará a Leonor, proviene de ser hija primogénita de Felipe VI quien ostenta el título de Rey de España tras la abdicación en 2014 del ahora rey emérito quien a su vez fue proclamado rey por las cortes franquistas dos días después de la muerte del dictador. Quien se levantó en armas contra la II República fue quien estableció en 1947 que España era un reino y fue de nuevo Franco quien eligió en 1969 a la persona que debía sucederle en la jefatura del estado, que era el abuelo de Leonor. La monarquía actual hunde sus raíces en el fascismo, tal y como la propia Casa Real reconoce en su página web: el andamiaje legal para sustentar la monarquía se comenzó a levantar diez años después del golpe de estado fascista, se culminó treinta años después y ahora se le dará un retoque para que una mujer pueda ser coronada, pero conviene recordar que legalidad no es sinónimo de legitimidad.

El bloque dominante oligárquico-burgués - el gobierno autonómico con Javier Fernández a la cabeza, el PSOE, el PP, Foro de Asturias, los Cosmen, los Masaveu, FADE... - se emplearán a fondo para estar en primera línea en los actos programados con motivo de la visita de los reyes a Asturias y les recibirán con pleitesía y sumisión ya que al fin y a la postre estarán ante sus máximos representantes. Entre los actos programados se encuentra la celebración del centenario de la “coronación canónica de la Virgen de Covadonga”, uniendo así una vez más la cruz y la corona, la Iglesia Católica y la Casa Real; dos ejemplos contemporáneos de instituciones oligárquicas.

Sin embargo quienes en este sistema capitalista todo lo producimos, no tenemos motivos para dar la bienvenida a la monarquía parasitaria y corrupta ni menos aún para pleitesías ni sumisiones. Quienes ven recortados su salario y sus derechos; las mujeres víctimas de la doble opresión del capitalismo y del patriarcado; quienes luchan por tener unas pensiones dignas; la juventud que no encuentra trabajo; quien ha perdido su vivienda víctima de los desahucios impulsados por la banca; quienes encadenan desde hace años contrato temporal tras contrato temporal; quienes han sido despedidos de su trabajo como consecuencia de los procesos de concentración del capital; quienes están en el paro… no tienen ningún motivo para dar la bienvenida a los máximos representantes de un sistema, el capitalista, que es el causante de su situación.

El PCPE y el conjunto de su militancia tampoco dará la bienvenida ni a Leonor ni a sus padres y llama al conjunto de la clase obrera y los sectores populares a manifestar su rechazo tanto a la monarquía como al sistema capitalista que lo sostiene, uniendo los esfuerzos para derrocar a ambos.

Pero no basta con el rechazo: es necesario la organización y la unidad de la clase obrera del conjunto de los pueblos para luchar decididamente en la defensa de nuestros derechos e intereses, para luchar por el poder obrero y el socialismo, para avanzar hacia la construcción de una República Socialista de carácter confederal.

¡BASTA DE MONARQUÍA PARASITARIA!

¡TODO PARA LA CLASE OBRERA!

Modificado por última vez en 31 de Agosto 2018
Más en esta categoría: « En defensa de la minería