El PCPC junto a distintas organizaciones sociales, sindicales, sanitarias y políticas, salió a la calle en Canarias este 27 de febrero en una movilización de carácter estatal bajo el lema “FRENTE A LA PRIVATIZACIÓN, SANIDAD PÚBLICA”. Derogación de la Ley 15/97 y Artículo 90 LGS convocadas por la Coordinadora Anti privatización de la sanidad (CAS) estatal.

Tanto en Tenerife como en Las Palmas de Gran Canaria, hubo movilizaciones que se sumaron así a las cerca de 60 ciudades de todo el estado que  denunciaron el robo y el saqueo que se está realizando a la sanidad pública en beneficio de la privada, a través de privatizaciones y concertaciones de centros, servicios, pruebas médicas, etc. 

En  Las Palmas de Gran Canaria, unas 300 personas participaron  en la manifestación por la sanidad pública y contra las privatizaciones En Gran Canaria, unas 40 organizaciones unieron sus fuerzas para movilizar y coordinar esta jornada cuyo resultado se ha valorado muy positivamente por estas organizaciones. Contra el miedo a salir a la calle a protestar por temor a la COVID-19 y contra la amenaza de lluvia, finalmente tuvo lugar una exitosa manifestación que arrancó en el Parque de San Telmo y finalizó en la Plaza de La Feria donde se leyó el manifiesto y la lista de organizaciones convocantes. La derogación de la Ley 15/97 y del artículo 90 de la Ley General de la Sanidad fueron las exigencias centrales de esta marcha.

En Tenerife se realizó una concentración en la Plaza de La Candelaria, que a partir de las 12: 00 del mediodía unió a más de 21 organizaciones en un solo grito: Sanidad pública y de calidad, se denunció que más de 9,5 % del presupuesto sanitario va a la privada y además del manifiesto general, se hizo una intervención de la Plataforma Feminista en defensa de que los derechos reproductivos y sexuales y  el ejercicio libre del aborto en la Sanidad pública así como la atención a las personas migrantes. Exigimos una sanidad pública  integral y universal.  

Como dice el Manifiesto esto no acaba el 27 de febrero. El Partido Comunista del Pueblo Canario y el resto de organizaciones seguiremos trabajando en esta fase de organización para mantener la presión en la calle. Una presión que permita revertir lo privatizado y fortalecer una sanidad pública que la actual pandemia ha demostrado que es la única garantía de una salud universal, gratuita y de calidad. Para todos y todas.

 

Unas 300 personas participaron este sábado 27 de febrero en la manifestación por la sanidad pública y contra las privatizaciones que tuvo lugar en Las Palmas de Gran Canaria, siguiendo la convocatoria realizada por la Coordinadora Antiprivatización de la sanidad (CAS) estatal.

Las Palmas de Gran Canaria se unió así a cerca de 60 ciudades de todo el estado para denunciar el robo y el saqueo que se está realizando a la sanidad pública a través de privatizaciones y concertaciones de centros, servicios, pruebas médicas, etc. 

En Gran Canaria, unas 40 organizaciones unieron sus fuerzas para movilizar y coordinar esta jornada cuyo resultado se ha valorado muy positivamente por estas organizaciones. Contra el miedo a salir a la calle a protestar por temor a la COVID-19 y contra la amenaza de lluvia, finalmente tuvo lugar una exitosa manifestación que arrancó en el Parque de San Telmo y finalizó en la Plaza de La Feria donde se leyó el manifiesto y la lista de organizaciones convocantes. La derogación de la Ley 15/97 y del artículo 90 de la Ley General de la Sanidad fueron las exigencias centrales de esta marcha.

Como dice el Manifiesto esto no acaba el 27 de febrero. El Partido Comunista del Pueblo Canario y el resto de organizaciones seguiremos trabajando en esta fase de organización para mantener la presión en la calle. Una presión que permita revertir lo privatizado y fortalecer una sanidad pública que la actual pandemia ha demostrado que es la única garantía de una salud universal, gratuita y de calidad. Para todos y todas.

 

En esta semana de febrero, la comunidad saharauis han llevado a cabo dos concentraciones en la isla de Gran Canaria. La primera el lunes 22 delante de la delegación del gobierno español y la segunda el jueves 25 frente al Consulado de Marruecos. Aunque en esta última concentración hay que denunciar que, a quienes estuvieron presente en la convocatoria, se les obligó, por parte de la policía, a desplazarse hacia un lateral, no permitiendo situarse totalmente en frente del propio Consulado, como se ha hecho en otras ocasiones. 

Unas jornadas de protesta donde se ha visibilizado quienes son los verdaderos culpables y cómplices de las atrocidades que se está cometiendo contra el pueblo saharaui. Dos gobiernos monárquicos, el marroquí y español, que van de la mano para favorecer los negocios de las empresas multinacionales que saquean el patrimonio y los recursos naturales del Sahara, obteniendo suculentos beneficios con ello. Dos gobiernos monárquicos en el que, el alauita ejerce la mayor represión, incluido tortura y asesinatos, contra los hombres y mujeres activistas que se niegan a ser sometid@s, mientras que el español es cómplice de tantas atrocidades, no solo por no ejercer presión y denuncia política antes organismos internacionales, sino además por seguir manteniendo relaciones con la dictadura marroquí. Nada extraño de un Parlamento Español que no ha hecho hasta la fecha un reconocimiento expreso de su error histórico en el proceso de descolonización del Sahara.   

En estas jornadas de lucha contra la ocupación y por la autodeterminación del pueblo saharaui, la presencia de los camaradas del PCPC se dejó sentir alzando la bandera, como no podría ser de otra manera, de la Solidaridad Internacionalista y Antiimperialista. Se refuerza la consigna “El pueblo canario con el Frente Polisario”

La organización de Tenerife del Partido Comunista del Pueblo Canario denuncia el lenguaje trilero del actual Gobierno de Canarias cuando en boca de su Consejero de Sanidad, Blas Trujillo, saca pecho alegando que el presupuesto de Sanidad para 2021 experimenta un crecimiento del 5,12 %, que el gobierno cuantifica en 160.333.822 euros, y que eso demuestra su compromiso con el gasto "social". Lo que no explica el señor Trujillo es que el 9.3% del presupuesto público de Canarias para sanidad, se destina a concertaciones con centros privados, un dato que la sitúa entre las 4 comunidades autónomas con mayor gasto en sanidad privada concertada. Así que si hacemos cuentas vemos que la cifra llegaría a unos 307.016.087 €. Es decir, que el supuesto incremento de 160.333.822 € se esfuma completo por el sumidero de la concertación, junto con otros 146.682.265 €. Estás cantidades escandalosas las ingresarán compañías privadas que prestan un servicio peor que el público según las estadísticas de mortalidad. 

El gobierno de la socialdemocracia gestiona este salario indirecto (la sanidad pública), de las obreras y obreros, que producimos toda la riqueza material de la sociedad, malgastando nuestro esfuerzo en garantizar unos enormes beneficios a las compañías capitalistas que operan en la sanidad. No sólo mediante la concertación de asistencia sanitaria para los pacientes que deriva, también deberíamos tener acceso y poder analizar lo que se gasta en comprar a las compañías proveedoras de todo tipo de productos empleados en el funcionamiento de los centros públicos, o lo que se paga por obras o servicios, pues una característica del capitalismo senil, agotado como formación histórica, es su carácter parasitario. Con el desarrollo de las fuerzas productivas, sabemos que la clase obrera es capaz de producir mucho más en menos tiempo, y que es precisamente el tiempo socialmente necesario para la fabricación de un producto lo que determina su valor, entonces el capitalista para mantener o elevar el margen de beneficios debe aumentar la escala de producción, pero los mercados no son infinitos, tienen sus límites, así que huyendo de la tendencia a caer de la tasa media de ganancias, aparte de procurar un crecimiento de la tasa de explotación del trabajo,  intenta desde sus compañías monopolistas vender a un precio que esté por encima del valor de la mercancía, y para esto es muy útil emplear al Estado, y sus Administraciones Públicas, como instrumento para garantizar su proceso de acumulación, convirtiéndoles en clientes que pagan muy bien, a pesar de que a nosotros nos cuentan otra historia. 

Así la deuda pública tiene como contrapartida importantes beneficios de grandes compañías monopolistas y, sin embargo, no vemos que se asegure una prestación adecuada y de calidad que nos permita mantener un buen nivel de salud.  Por ejemplo, el presupuesto inicial del Edificio de Actividades Ambulatorias del CHUC era de 34'4 millones de euros, después la empresa dijo en 2007, que eran 73 millones, más del doble y hubo quien solicitó una investigación de la Audiencia de Cuentas porque afirmaba que el gasto había superado un 147 % lo previsto, señalando q estaría por los 100 millones. Después esa deuda pública se usa para extorsionar a las trabajadoras y trabajadores para que acepten recortes de sus derechos y para justificar lo que llaman "nuevas formas de gestión" el eufemismo que emplea la ley 15/97 para referirse a la gestión privada de centros públicos. La clase capitalista no arriesga un duro. La Administración Pública hace la inversión, pone las instalaciones, lo que hace la empresa privada es cobrar por "gestionar", obtener beneficios, que sin duda vendrán de una merma en la calidad y cantidad de servicios prestados y del endurecimiento de las condiciones de trabajo.

En el pasado Unidas Podemos afirmaba que derogaría la 15/97, pero igual que ha ocurrido con la Ley Mordaza y muchos artículos del Código Penal, una vez en el poder los nuevos gestores del capital, no han tocado la ley, ni la mencionan, con la reforma laboral, hicieron un retoque de maquillaje, pero sigue en pie casi integra. La conclusión es que la clase obrera sólo puede confiar en sí misma, en su organización y movilización. Hay luchar si queremos avances y, sobre todo, ahora porque hay que poner la guardia en alto ante lo que se pretende. Por eso el Partido Comunista del Pueblo Canario llama a la clase obrera y resto de clases populares a movilizarse el 27 de febrero por la defensa de sanidad pública.

 

Canarias 25 de febrero de 2021.

En estos últimos días la militancia del Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC), de forma unitaria con otras organizaciones políticas y sociales, hemos participado en actos y concentraciones en SOLIDARIDAD CON LAS PERSONAS MIGRANTES. 

El 6 de febrero es una fecha más que se suma a los diversos actos y movilizaciones que hemos ido desarrollando en Canarias. En esta ocasión, una fecha para recordar las víctimas de la playa del Tarajal (Ceuta) donde hace siete años murieron 14 migrantes por la acción de la Guardia Civil, y que a día de hoy sigue impune la atrocidad cometida por este cuerpo represivo del Estado.  

Un acto en torno a la VII Marcha por la Dignidad que se celebró, a su vez, en más de 30 ciudades del territorio Español. En Canarias, actos en espacios públicos con lectura de un manifiesto denunciando a una Europa que, a través de sus gobiernos y multinacionales, expolia y saquea las riquezas de África, genera pobreza, miseria y conflictos bélicos que en última estancia potencia el efecto huida de su pueblo. Una Europa culpable de convertir al Mediterráneo y al Atlántico en la mayor fosa común del mundo. Se continuó con actividades culturales variadas: representación teatral, lecturas de poemas y actuaciones musicales. Se abrió el Micrófono para que personas africanas dieran vivo testimonio del por qué tienen que salir de sus países, de las situaciones inhumanas que sufren en todo el proceso de la travesía migratoria, e incluso enfrentándose a posibles muertes en el mar, así como la llegada y el trato institucional donde se les vulnera sus derechos. Un micrófono abierto también para el público asistente, un espacio de reflexión colectiva y palabras de mucha solidaridad y rechazo a las posiciones racistas y xenófobas. 

Hay que decir que, a pesar del pronóstico de temporal en las islas, la actividad se llevó a cabo porque quienes luchamos en este frente de forma consciente no nos importaba mojarnos por partida doble, con algo de agua y con muchísima solidaridad. Al igual que el público asistente, bastante numeroso y con buena presencia de juventud.  

El 10 de febrero volvimos a concentrarnos “por la memoria y por la vida”. Ante la noticia escalofriante de la muerte de sed y de frío de tres niños y un joven que iban a bordo de una patera pidiendo auxilio en la ruta hacia Islas Canarias, salimos a la calle para expresar enérgicamente toda nuestra indignación porque siendo niños negros, pobres y migrantes no se le presta el auxilio que le corresponde. Las políticas racistas de este sistema y sus instituciones hacen crecer día a día el número de muertes de migrantes en alta mar, unas cifras ya de por sí espeluznantes. 

La lucha continúa y no tendrá fin hasta que no consigamos acabar con la barbarie del explotador sistema capitalista, con el saqueo y expolio por parte de sus multinacionales, con sus políticas migratorias que genera muerte y genocidio. 

EXIGIMOS AL ALCALDE DE LAS PALMAS DE G.C.:

  • Ocupación máxima de las guaguas al 50% de su capacidad. 
  • Mayor frecuencia de guaguas a los barrios obreros.
  • Ampliar los horarios nocturnos a esos mismos barrios. 
  • Mayor seguridad en las condiciones sanitarias de trabajo para el colectivo de guagüeros. 

 

MENOS DESPILFARRO, 

EL DINERO DEL PUEBLO ES PARA EL PUEBLO

Esta noticia puede considerarse el resumen de lo que son las políticas migratorias del Gobierno de coalición socialdemócrata. Represión policial y vulneración de los derechos humanos de las personas que llegan a nuestras costas.

El racismo institucional es una estrategia para tratar de quebrar la conciencia solidaria e internacionalista del pueblo canario. El Gobierno quiere quebrar esas fortalezas del pueblo canario para abrir camino a un aumento de la militarización de nuestra tierra.

Enviar 250 antidisturbios a Canarias es una auténtica bomba de relojería. Una policía penetrada hasta los huesos por el fascismo más rancio, que viene a la colonia a dar leña a “moros y negros”, es acto de la mayor irresponsabilidad por parte de Sánchez e Iglesias. Nuestro pueblo no admitirá una nueva escalada de la violencia por parte de los aparatos represivos del Estado.

No hay alojamientos dignos para los migrantes que se amontonan en el muelle de Arguineguín, pero sí habrá alojamientos bajo techo para doscientos cincuenta mercenarios que vienen a protagonizar un nuevo episodio de violencia y represión contra la clase obrera canaria y contra el pueblo canario.

La respuesta solo puede ser lucha obrera y popular. Rebelión contra las políticas de Estado, y lucha por una Canarias libre y socialista.

¡Nunca tendrán suficientes policías para reprimir nuestra lucha por los derechos nacionales y por el socialismo! ¡Venceremos!

 

El Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) y si Juventud (JCPC) te invitan a participar en la unitaria movilización que a nivel de Canarias se convoca contra el Racismo y la Xenofobia. 

Te esperamos el sábado 28 de noviembre a las 12'00 horas en:

  • Tenerife: Plaza de la Concepción, Aguere, La Laguna.
  • La Palma: Plaza de España.
  • Gran Canaria: Explanada del Auditorio Alfredo Kraus, Las Palmas
  • Fuerteventura: Subdelegación del Gobierno, Puerto del Rosario. 

 El Fascismo ¡¡NO PASARÁ!!

El pueblo canario, en este caso representado por un numeroso grupo de un centenar de personas, la mayoría jóvenes, volvió a estar a la altura de su compromiso e historia de solidaridad y de antifascismo.

Ese grupo de personas se concentró en apoyo y solidaridad con un grupo de jóvenes migrantes africanos, que habían sido alojados en los hoteles Pelinor y Adonis de Santa Cruz de Tenerife. Días antes la Subdelegación del Gobierno en Tenerife había autorizado una manifestación convocada por el nuevo grupo fascista “Identitarios” que tenía la intención de, partiendo de la propia Subdelegación, dirigirse a la Plaza de Candelaria donde está situado el hotel que aloja a estos jóvenes. A la vez la Coordinadora Antifascista de Tenerife había solicitado comunicación ante la Subdelegación para concentrarse frente al hotel Adonis, a fin de apoyar y mostrar la solidaridad a las personas allí alojadas por la Cruz Roja. El Delegado del Gobierno en Canarias denegó la concentración antirracista y por contra autorizó la manifestación fascista. Ante ese hecho antidemocrático, racista e irresponsable de la Delegación del Gobierno, y aún a pesar de la prohibición, el PCPC junto a otras organizaciones y personas asistimos a la concentración antifascista. Pese al amplio despliegue policial, con material antidisturbios y el acordonamiento de toda la zona en torno al hotel Adonis, la concentración discurrió sin incidentes. Se mantuvo en todo momento la disciplina, la organización y el control entre los y las antifascistas, dando un ejemplo de coherencia y responsabilidad política. Los fascistas, en torno a cien personas, vieron y sintieron la respuesta organizada del pueblo canario. Sintieron que son un agente extraño y corrosivo en el cuerpo social de este pueblo, que por su historia, ha sido y es solidario, antiimperialista, antifascista e internacionalista.

Página 1 de 16