Crónica de la Marcha a la Sima de Jinámar: ni olvido, ni perdón.

 

El sábado 15 de julio tuvo lugar la Marcha a la Sima de Jinámar, una marcha organizada por el Comité Popular por la exhumación de la fosa del cementerio de Las Palmas.

En este Comité, integrado por varias organizaciones entre las que estamos el PCPC y nuestra Juventud, tenemos claro que solo la movilización y la determinación de la clase obrera y los sectores populares de nuestro pueblo conseguirán, por un lado, que se saquen de las cunetas, pozos y fosas comunes los cuerpos de los héroes y heroínas que defendieron hasta el último minuto al legítimo Gobierno de la II República, que se les identifique y se les entregue a sus familiares, y por otro, que se reconozca públicamente su lucha heroica, y sobre todo, que la clase obrera continúe ese camino que comenzaron hacia una sociedad socialista, cercenado cruentamente por el fascismo.

Por todo ello era importante realizar esta marcha en esta fecha, cercana al infame 18 de julio. Una marcha reivindicativa, por el poder obrero y por el socialismo.

La marcha comenzó a las 11:00 de la mañana en la Plaza de Jinámar en la que ondeaban las banderas republicanas y comunistas junto a la bandera canaria de las siete estrellas. Abría la Marcha una pancarta morada con las palabras Verdad, Justicia y Reparación junto a una estrella roja.

Durante la caminata que duró unos 50 minutos se corearon consignas republicanas y contra la dictadura franquista y la monarquía, en el último tramo, campo a través, íbamos en fila, con las banderas al viento.

Ya junto a la Sima, testigo mudo del horror, intervinieron, la compañera Sonia Iruela que habló sobre las actividades y logros del comité popular y el compañero Carmelo Suárez quién habló de los represaliados y represaliadas y de la victoria que suponía que estuviésemos allí, reivindicando los cuerpos, los nombres, la memoria de nuestros compañeros y compañeras antifascistas que entregaron su vida por la causa republicana y socialista.