26 de Agosto 2014

El PCPE y los CJC ante la muerte de un obrero en Albarreal de Tajo en su puesto de trabajo

El pasado Martes, 19 de Agosto a las 18,30h en un pueblo de la provincia de Toledo, Albarreal de Tajo muere un trabajador de 38 años en las instalaciones de una gravera de la empresa Lozoya. La cinta transportadora sobre la cual se realizaban trabajos de mantenimiento atrapó al trabajador produciéndole la muerte.

La instalación que causó la muerte del trabajador no disponía en el lugar en el que se produjo el atrapamiento de los dispositivos de parada de emergencia que hubieran permitido que el trabajador parara la cinta y evitara el accidente.

Los trabajadores se arriesgan cada día que acuden a centros de trabajo carentes de la seguridad necesaria para preservar sus vidas, a cambio reciben salarios de miseria por horas de trabajo en condiciones de esclavitud.

El sistema capitalista se mantiene de la explotación de la clase obrera, sacrifica sin dudarlo la vida de cualquier trabajador para mantener o aumentar su tasa de ganancia.

Este “accidente laboral” al igual que la mayoría, es la mas descarnada expresión de la injusticia que conlleva un sistema basado en la explotación, por eso no puede quedarse en la simple calificación de accidente laboral, es un crimen de clase.

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas en Toledo queremos expresar a la familia y compañeros de trabajo del fallecido nuestro más sincero pésame.

Exigimos que se depuren todas las responsabilidades y que los culpables, para variar, sean juzgados y condenados.