26 de Abril 2018

Comunicado del PCPE de Madrid ante la dimisión de Cifuentes

Cifuentes y las miserias de la política capitalista

Una vez más el sistema capitalista nos muestra su enorme grado de descomposición, de nuevo sus episodios de corrupción manifiestan que sus intereses nada tienen que ver con los de la clase trabajadora. En las últimas semanas, han salido a la luz una serie de hechos que han acabado forzando la dimisión de Cristina Cifuentes,  mostrando uno de los más patéticos espectáculos de la corruptela a la que la política burguesa nos tiene ya  acostumbrados.

Los trabajadores y las trabajadoras somos gravemente sancionados y represaliados por cualquier cosa que no se ciña a las exigencias de las instituciones gobernadas por la corrupta burguesía; cualquier escusa es válida para abrirnos expedientes de desahucio, para denunciarnos,  para despedirnos, para multarnos, para detenernos, etc. Mientras tanto observamos como los grandes medios de comunicación y los representantes políticos nos cuentan, con más tono de humor que de denuncia, el escándalo de cómo una diputada que llegó a ser Presidenta de la Comunidad usó su cargo público para agenciarse, falsificando documentos públicos, un título de máster, pudiendo ver en los días sucesivos cómo decenas de diputados/as y de senadores/as hacían desaparecer de sus currículums multitud de títulos. Finalmente, la forma con la que el propio sistema ha tenido para concluir esta práctica de quienes ostentan más poder que estudios, ha sido mostrar un video de Cifuentes robando  en unos grandes almacenes, enseñando otra faceta de la ruindad de esta persona que, al igual que otras como ella, tratan de ampararse en la impunidad que les da ser ellos quienes dictan las leyes.

Cifuentes tenía que dimitir, pero hace ya mucho tiempo y por muchas razones, no para que no la “persiga la prensa” como dice ella tratando de victimizarse. La ya expresidenta de la Comunidad de Madrid no sólo ha falseado un documento público, no sólo ha abusado de su poder para obtener un título oficial, no sólo ha utilizado y manipulado la educación pública a su beneficio (educación que por otro lado no ha dudado, como sus antecesores,  en seguir precarizando y saqueando) sino que debía de haber dimitido hace ya mucho tiempo por su obstrucción y complicidad en el caso Lezo (sobre las irregularidades contables del cada vez menos público Canal de Isabel II), por su vinculación con la malversación de fondos de la Púnica, por los episodios de represión que ha protagonizado aplicando la Ley Mordaza, así como por otros tantos ejemplos de corrupción y prevaricación que, sin lugar a dudas, seguirán apareciendo en torno a este personaje y a su equipo de gobierno.

Cifuentes solo es un ejemplo de la cantidad de parásitos que nutren nuestras instituciones públicas; gobiernos de (supuestamente) diferentes tendencias han gobernado y están gobernando en la Comunidad y en los Ayuntamientos madrileños pero, en lo sustancial, nada cambia. Muchos son los que deberían dimitir y dejar de robar y expoliar al pueblo, pero de nada servirá mientras se continúen generando leyes que sólo les favorezcan  a ellos, al capital y a la oligarquía, como son los empresarios/as, la banca, el clero…

El penoso ejemplo acontecido estas últimas semanas solo es eso, un ejemplo de cómo se pudre el sistema capitalista, hipócrita y con meros intereses económicos y mercantiles que se nutren de la sangre y el sudor de la clase trabajadora.

El PCPE en Madrid no solo condena el bochornoso circo que estamos viendo estos días sino que llamamos a los barrios y a la clase trabajadora a que diga ¡¡Basta!!, a organizarse y luchar contra el sistema que nos oprime y nos explota, a no permitir que se rían más de nosotros y de nosotras, es hora de tirar la basura, de echar a quienes nos reprimen mientras producimos su riqueza, es hora de poner a los explotados/as en el lugar de quienes hoy nos explotan, es hora de que sea la clase trabajadora y no la que nos parasita y oprime, la que tome las riendas de nuestra propia historia.

 

Madrid, 25 de abril de 2018

 

 NADA CAMBIA SI NO LUCHAMOS CONTRA EL SISTEMA CAPITALISTA

TRABAJADOR, TRABAJADORA, ¡TU LUCHA DECIDE!