07 de Diciembre 2015

Candidaturas

Escrito por
Listado de las provincias en las que existen candidaturas comunistas: Andalucía: Almería, Cádiz, Córdoba, Granada,…

Todo acto que realiza el PCPE es una aportación más para el avance de la clase obrera hacia la revolución socialista, hacia la toma de todo el poder por parte de las trabajadoras y los trabajadores.

Desde la razón de ser del Partido Comunista, la presencia en cualquier convocatoria electoral se sustenta en el objetivo de no estar ausentes de una batalla política en la cual el objetivo central de nuestro enemigo de clase es el de revalidar y dar legitimidad formal a su brutal sistema de dominación. Facilitar al enemigo de clase la consecución de tal objetivo, sin dar la batalla, es algo que la organización de vanguardia de la clase obrera no puede hacer nunca.

Llegando al final de la presente campaña electoral se puede hacer el balance de que el PCPE, con el inestimable apoyo de los CJC, ha realizado un importante trabajo político, desde la comprensión del real sentido de la batalla a la que concurrimos y realizando un esfuerzo militante de enorme valor. Con ello se consolidan las organizaciones del Partido, amplían su influencia de masas, y se curte la militancia en el combate práctico.

Un muy acertado trabajo de nuestros materiales de agitación y propaganda ha facilitado una amplia difusión de nuestra presencia en esta convocatoria. Sacaremos un aprendizaje positivo para las próximas campañas a las que tendremos que concurrir.

La relación con decenas de colectivos obreros también ha sido otro de los balances positivos. En la práctica se ha demostrado que el PCPE sí es, cada vez más, la voz de la clase obrera.

El desarrollo de la campaña electoral viene a ratificar el acierto de nuestros análisis, en el sentido de que lo que hoy se desarrolla en el país es una estrategia que trata de consolidar una segunda transición, que vuelva a dar estabilidad al capitalismo español, para tratar de revertir su actual crisis en la cúspide. Todas las fuerzas políticas concurrentes han desarrollado sus campañas subordinadas al objetivo estratégico de apuntalar al sistema capitalista español.

La única propuesta política que se ha expresado con un discurso centrado en la clase obrera ha sido la del PCPE.

Las coordenadas de la lucha ideológica quedarán ya marcadas para el escenario postelectoral. Se dará una composición más diversificada para las distintas corporaciones públicas, pero dentro de esa diversidad el elemento unificador será la disposición de todos los partidos, burgueses y oportunistas, a participar en cualquier pacto que le permita obtener una cuota de poder para participar en la gestión del actual sistema capitalista.

Por otro lado estará el PCPE, junto a la clase obrera, continuando con su tarea de abrir camino a la revolución socialista. Los cargos públicos que obtengan nuestras candidaturas serán un referente de otra forma de la intervención política. Todavía estamos lejos de ser determinantes en ese terreno, pero también en ello vamos abriendo un camino nuevo.

Los próximos meses serán los del desengaño para una parte del pueblo que se deja cautivar por las estrategias manipuladoras del actual bloque del poder. Los prometidos cambios, y las nuevas fuerzas emergentes, pondrán de manifiesto su absoluta inconsistencia y falsedad.

La gestión del desengaño será una tarea de primer orden en este tiempo por venir. El papel del Partido será el de facilitar la comprensión de la lectura política de esta estrategia de la segunda transición, para que el desengaño se convierta en avance de la conciencia de la clase obrera, y evitar la desbandada si ese desengaño se convierte en simple abandono de las fuerzas que potencialmente se deben incorporar al cambio social.

La crisis capitalista, y la sobreexplotación imperialista, continuarán pese a los discursos de la mentira y del engaño que hacen las clases dominantes, y sus lacayos. La realidad material de las condiciones de vida de la clase obrera no se podrá ni ocultar ni disimular. La guerra imperialista también continuará.

El Partido Comunista en este tiempo reforzará su trabajo a la ofensiva contra las fuerzas del capital, y de sus aliados oportunistas.

Transcurrirá un tiempo corto hasta la próxima convocatoria electoral, tiempo que para el PCPE estará lleno de luchas obreras y de impulso a la unidad de la clase. Unas próximas Elecciones Generales que son más propicias para la explicación y la difusión de nuestro proyecto estratégico. Y es muy probable que éstas se den en un escenario de cierto agotamiento de la capacidad de engaño de la estrategia de la segunda transición, y de avance del desengaño de las actuales falsas ilusiones; un escenario más favorable para la penetración de nuestras propuestas políticas.

En esa nueva batalla electoral el PCPE seguirá concurriendo como la única fuerza que se reclama la voz de la clase obrera, con un programa político revolucionario que tiene el objetivo de conquistar todo para la clase obrera, avanzando siempre hacia la revolución.

19 de Mayo 2015

OBJETIVOS DEL PCPE.

Escrito por

El PCPE es un partido revolucionario que lucha por el socialismo y el comunismo. Las reformas que planteamos en nuestro programa pretenden aglutinar al movimiento obrero y popular bajo una serie de objetivos básicos sobre los que articular la lucha contra los partidos burgueses en las instituciones burguesas en el próximo período.

No pretendemos ofrecer soluciones para una mejor gestión del capitalismo, no queremos un capitalismo de rostro humano que siga condenando a la mayoría social al paro, a los desahucios o a la falta de prestaciones básicas.

Los puntos de nuestro programa no son promesas, son puntos de partida para desarrollar la lucha y para demostrar que la clase obrera y el pueblo trabajador pueden vencer si se organizan y toman conciencia de dónde está su verdadero enemigo, dónde se sientan quienes deciden que los trabajadores pierdan sus casas y la electricidad de los hogares obreros y populares se corte por las noches.

El único camino de salida de esta situación es la lucha. La lucha contra el capitalismo, que es la lucha contra los capitalistas y quienes los representan, y que en el plano electoral sólo tiene una plasmación muy relativa, ya que el sistema capitalista es un todo que sólo se puede derrocar en su totalidad, no por partes.

Por ello te decimos a ti, trabajador, trabajadora, que sólo con tu voto no sirve, que es necesario mucho más. Te pedimos que te unas a las filas del Partido Comunista, que te incorpores al proyecto emancipador de tu clase y que promuevas en tu entorno la organización en los centros de trabajo, en los pueblos, en los centros de estudio, porque la organización es la única herramienta que finalmente nos llevará a la victoria.

La victoria, para el Partido Comunista, es el derrocamiento del poder burgués, del poder de los capitalistas y de sus gestores políticos. Nuestra victoria no saldrá de las urnas, pero nuestro avance en las urnas sin duda podrá ayudar a que estemos más cerca de la victoria, pues estaremos en mejores condiciones para encabezar las luchas obreras y populares y orientarlas a poner verdaderamente fin a las contradicciones que las generan, que las hacen necesarias. Sólo venciendo podremos acabar con el paro, con los desahucios, con la anarquía en la producción que genera despilfarro y corrupción.

Para vencer, necesitamos del mayor grado de unidad obrera y popular posible, pero bajo dirección y hegemonía de la clase obrera, de los trabajadores y trabajadoras.

Para vencer, necesitamos romper con la Unión Europea, cuyos mecanismos están diseñados para beneficiar a las grandes empresas.

Para vencer, necesitamos romper con la OTAN, que nos hace partícipes del saqueo y destrucción de otros pueblos.

Para vencer, necesitamos que esa ruptura con la UE, con la OTAN y con el resto de mecanismos e instituciones imperialistas venga acompañada del poder obrero y popular en todo el país, de la economía centralizada y planificada, de la economía que sirva a los intereses del pueblo trabajador.

Somos comunistas y queremos vencer.
Somos comunistas, la voz de la clase obrera.

Los y las hijos de la clase obrera y de los sectores populares ven cómo su futuro se ha ennegrecido radicalmente tras el estallido de la crisis capitalista, y las medidas de gestión de la misma arrojan datos desoladores en términos de acceso al empleo, posibilidades de emancipación y de desarrollo de una vida digna.

El paro y la emigración forzosa son la característica de muchos jóvenes españoles, al mismo tiempo que el encarecimiento brutal del acceso a los niveles superiores del sistema educativo favorece la elitización al excluir a la juventud de extracción obrera y popular de los mismos. Sólo los hijos de los ricos podrán acceder a la universidad y a los másteres obligatorios en el modelo educativo impuesto en la actualidad.

Esta situación está llevando a que las instituciones burguesas promocionen, no sólo entre la juventud, sino a nivel de toda la clase obrera, la idea del “emprendimiento” como alternativa a la imposibilidad de acceso al empleo, que se complementa con planes de empleo juveniles que tienen como único efecto el abaratamiento aún más de la fuerza de trabajo y el empeoramiento de las condiciones laborales.

Por ello, planteamos entre nuestros objetivos, los siguientes:

  • Planes de choque para el empleo juvenil en el marco de los planes de empleo generales y de los planes de reindustrialización.
  • Derogación de todos los mecanismos de fomento del empleo juvenil basados en rebajas fiscales a las empresas.
  • Universidad gratuita y universal en el marco de un sistema educativo exclusivamente público, gratuito y universal.
  • Acceso a la vivienda para jóvenes en el marco de las medidas generales de fomento de la vivienda para las familias trabajadoras.






La participación de nuestro país en la Unión Europea ha traído graves consecuencias para la industria, los servicios públicos, la agricultura, la ganadería, la minería, la pesca, y un largo etcétera.

Los miles de millones de “ayudas” de los planes de la UE traen como consecuencia la obligación de asumir modelos de gestión privada que afianzan la mercantilización absoluta de las relaciones laborales y sociales.

La posible firma del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), empeorará aún más las condiciones de vida y trabajo de la mayoría obrera y popular y fomentará aún más la presencia de grandes monopolios en la economía de nuestro país.

Por otro lado, la participación de España en la OTAN supone el destino de miles de millones de euros al gasto militar tendente a controlar, reprimir y saquear terceros países con quienes los trabajadores y trabajadoras de nuestro país no tienen conflicto alguno. La participación en estos mecanismos, además, tiende a incrementar la represión contra la misma población española.

Por ello, planteamos entre nuestros objetivos, los siguientes:

  • Insumisión a las medidas fiscales, legislativas o administrativas que empeoren la situación del pueblo trabajador derivadas de normativa de la Unión Europea y que sean competencia de cada administración.
  • Desvinculación unilateral de la UE y la OTAN.
  • Denuncia del TTIP y sus consecuencias, continuación acelerada de los objetivos de la UE.
  • Desmantelamiento de todas las estructuras de tales instituciones en nuestro territorio.

 





 

El fantasma de la deuda pública recorre Europa y España. Las exigencias de las instituciones de la Unión Europea respecto a la estabilidad presupuestaria y el gasto público, aceptadas por los gobiernos españoles, han llevado a recortes sociales masivos y al desmantelamiento de servicios públicos esenciales.

 

Mientras se suprimen gastos sociales, se impide la generación de nuevos ingresos públicos por medio de sucesivas rebajas fiscales a las empresas, que también son destinatarias de una buena parte de fondos públicos, por vías directas o indirectas. Las instituciones públicas están a día de hoy para beneficiar intereses privados mercantiles, no para abordar las profundas desigualdades sociales existentes.

 

Por ello, planteamos entre nuestros objetivos, los siguientes:

 

  • Revisión al alza de la fiscalidad sobre empresas, centros comerciales (IAE) y vehículos de gran cilindrada (IVTM).

 

  • Reversión al sector público de todos los servicios privatizados o gestionados por empresas privadas.

 

  • Equiparación de los trabajadores y trabajadoras de los mismos a las condiciones de los empleados públicos y gestión de estos servicios a través de los consejos de trabajadores y de participación popular. Gestión de basuras, aguas, parques y jardines, zonas azules o verdes de aparcamiento, transporte, guarderías, ludotecas, establecimientos deportivos, etc.

 

  • Fin de las ayudas directas o indirectas a grandes empresas. Eliminación de todo tipo de ayudas a empresas con despidos, EREs o denuncias por vulneración de los derechos laborales y sindicales.

 

  • Cancelación inmediata de todos los conciertos educativos, sanitarios y de servicios sociales con entidades privadas. Educación, sanidad y servicios sociales universales, gratuitos y exclusivamente públicos en todos los niveles.

 

Muchas familias trabajadoras se encuentran en serias dificultades para cubrir sus necesidades básicas. El paro, los salarios de miseria y el encarecimiento de los precios de los suministros básicos llevan a situaciones insostenibles para miles de personas que tienen su expresión más terrible en niños que pasan hambre, frío o que carecen de las mínimas posibilidades para acceder a una educación en condiciones.

Los desahucios continúan y a diario vemos cómo se pretende expulsar a familias trabajadoras de sus hogares, sin que las administraciones hayan adoptado medidas serias para detener esta situación, al tiempo que miles de viviendas permanecen vacías en los pueblos y ciudades de todo el país.

Las administraciones, bajo control de los partidos burgueses, favorecen a la burguesía mediante rebajas fiscales y ayudas económicas directas, mientras enfocan las ayudas sociales desde la perspectiva de la caridad.

Por ello, planteamos entre nuestros objetivos, los siguientes:

Empleo:

  • Puesta en marcha de programas de empleo público con prioridad para las familias con todos sus miembros en paro.

Vivienda:

  • Creación de parques públicos de vivienda, fomento del alquiler social, fomento de la autoconstrucción.
  • Rebaja del IBI en la vivienda habitual, hasta su gratuidad en las familias con una sola vivienda, e incremento del 100% en el caso de la segunda vivienda vacía.
  • Impulso de las moratorias en el pago de hipotecas y suministros básicos para los trabajadores y trabajadoras que no puedan hacer frente a los mismos.

Planes de choque ante situaciones de desabastecimiento y pobreza:

  • Becas suficientes para material escolar.
  • Comedores escolares y populares gestionados por los vecinos y vecinas.
  • Fijación del salario medio (1200 euros/mes) como criterio básico para el acceso a ayudas.
  • Gratuidad del transporte público para trabajadores y trabajadoras en paro o con contratos basura, estudiantes y pensionistas y jubilados.
  • Impulso de la prestación de desempleo de carácter indefinido.
  • Cobertura total de las necesidades educativas y sociales de la infancia y la juventud sin coste para las familias.

1)DEMOCRACIA OBRERA Y POPULAR:

La democracia no consiste únicamente en votar cada 4 años o en que las asociaciones de vecinos opinen sobre pequeños detalles de los presupuestos públicos anuales. El PCPE apuesta por la creación de mecanismos democráticos efectivos y vinculados a la gestión de los centros de trabajo y a una verdadera implicación de los vecinos y vecinas en las decisiones esenciales en lo económico y en lo social.

Los ayuntamientos han promovido en los últimos años muchas ordenanzas “cívicas” tendentes a silenciar y acallar las protestas sociales, a limitar el derecho de reunión y la libertad de expresión por la vía administrativa, mientras al mismo tiempo el espacio público cada vez se cede más al capital privado para su lucro.

La ausencia de medios de comunicación serios de carácter público limita el acceso a la información y modela la realidad según el interés de los grupos empresariales y los políticos que los apoyan.

Por ello, planteamos entre nuestros objetivos, los siguientes:

Derogación inmediata de todas las ordenanzas municipales (denominadas “cívicas”) que suponen limitación del derecho de reunión, expresión y manifestación.

Creación de consejos de participación popular que generen mecanismos efectivos de intervención de los vecinos y vecinas en la decisión del destino de los presupuestos públicos y que, al mismo tiempo, efectúen control y seguimiento de las actividades de la Administración.

Creación de consejos de trabajadores, a partir de las actuales juntas de personal y comités de empresa, con poderes reales de gestión y control de las actividades de la Administración.

Plena revocabilidad de cargos públicos y creación de mecanismos de rendición de cuentas ante los consejos de participación popular y de trabajadores.

Creación de medios públicos de comunicación no partidistas, objetivos y gestionados por la propia plantilla. Recuperación de los medios públicos privatizados y sujeción de los mismos a estas condiciones básicas, previa readmisión del 100% de los despedidos y despedidas.

Los consejos de participación popular y los consejos de trabajadores se implantarán en todas las empresas y servicios del sector público existente y del recuperado según el resto de puntos del programa.

13 de Mayo 2015

Medios de comunicación

Escrito por

Medios Obreros

Diarios Burgueses

Entrevistas de Radio y Televisión

 

 

Página 1 de 2