Actualidad

El pasado 14 de febrero se celebraron las elecciones al Parlament de Catalunya, elecciones convocadas…

El ingreso en prisión del compañero Pablo Hasél deja bien patente la naturaleza reaccionaria de este Estado resultante del periodo histórico denominado “Transición” que no fue más que una traición contra el pueblo trabajador perpetrado por el pacto entre oportunistas y franquistas.

Nuevamente la Judicatura ha retratado su “independencia” y muestra, bien a las claras, la inexistencia de la separación de poderes en el actual Estado, instrumento que condensa toda la violencia de la burguesía monopolista contra la clase obrera, instrumento esencial para el ejercicio de la dictadura que los monopolios imponen en este país desde hace décadas. Un largo listado de sentencias judiciales favorables y/o tolerantes con todo tipo de formas de la violencia del Estado contra el pueblo y la clase obrera, ratifican esta afirmación de forma inobjetable. Como ejemplo elocuente, por su actualidad, se puede citar el del recientemente fallecido torturador y asesino General de la Guardia Civil Rodríguez Galindo, quien a pesar de sus criminales acciones tan solo pasó en prisión, en condiciones privilegiadas, una mínima parte de su condena y, además, siguió participando en las actividades de la Guardia Civil, y a su muerte recibe homenajes sin que éstos sean perseguidos por instancia alguna.

El encarcelamiento de Pablo Hasél expresa la putrefacción del Estado español, que no soporta ya ni tan siquiera unas canciones críticas, y que necesita reprimir esa actividad cultural comprometida socialmente, ante el riesgo que le supone su capacidad de influir en las posiciones de descontento de sectores cada vez más amplios del pueblo.

En esta situación, en la que el capitalismo español se adentra en una nueva etapa de reducción de salarios e incremento de la tasa de explotación, como única salida a sus actuales dificultades para mantener el proceso de reproducción ampliada del capital,  todo el aparato coercitivo del Estado se apresta a una nueva escalada en el ejercicio de su violencia de clase contra la clase obrera y contra los sectores populares para, con su terror, tratar de mantener la paz social que legitime su brutal dictadura. 

Este capitalismo bárbaro es consciente de que el progresivo empobrecimiento de la clase obrera, y el aumento incesante de los sectores condenados a la exclusión y a la marginalidad social generará, antes o después, una respuesta de masas que confrontará con su parasitario sistema. Por ello se apresta a tratar de sofocar cualquier inicio de respuesta social, para “ahogar al niño en la cuna”. Pero sus desesperados intentos están condenados, inexorablemente, al fracaso.

Estos pasados días hemos visto la “razia” realizada por la Policía Nacional en Linares (Jaén), actuando como una mara ultraviolenta, seguida del silencio cómplice y servil del Gobierno, retratando a las fuerzas y cuerpos represivos del Estado. Auténticas fuerzas de choque contra las luchas obreras y populares, que actúan con total impunidad, y que son una amenaza para la misma vida de quienes, de forma activa, luchamos por la libertad y la justicia social.

Son todos ellos intentos inútiles de la clase dominante. La fuerza del pueblo organizado en lucha por sus derechos es imparable e invencible. No hay bastantes prisiones para encerrar las ansias de libertad de la clase obrera combativa.

La lucha continuará, por la libertad de Pablo Hasél y, también, contra quienes someten a la mayoría social, a la clase obrera, a unas condiciones de vida y de trabajo cada día peores, al paro, las privatizaciones, y las guerras imperialistas. La lucha es contra la dictadura de los monopolios, contra el imperialismo, contra la monarquía y sus lacayos, contra el gobierno de coalición socialdemócrata, y contra la barbarie de los cuerpos represivos y un Estado criminal. O ellos, o nosotros.

El presente es de lucha, el futuro es nuestro.

El PCOE y el PCPE llaman a la más amplia y activa solidaridad con Pablo Hasél, por su libertad, y por la libertad de cualquier preso político. Solo la lucha nos dará la victoria.

 

¡LIBERTAD PARA PABLO HASÉL!

POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA, ABAJO EL GOBIERNO BURGUÉS

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDE AL PUEBLO

 

El 8 de febrero de 2021, tras 97 años de una intensa y ejemplar vida,…
El pasado 28 de enero, la Audiencia Nacional comunicó al rapero Pablo Hasél que deberá…
1. REPRESIÓN A PABLO HASEL Y PROHIBICIÓN GUBERNATIVA DE MANIFESTACIÓN EN MADRID El pasado jueves,…

Desde hace años, coincidente con su puesta en funcionamiento, se ha venido denunciando  que la  Plataforma Castor, publicitada como la manera de gestionar la demanda energética de gas, no era más que una estafa y robo  de recursos públicos  para favorecer a los oligopolios energéticos a través de una instalación medioambientalmente insostenible y peligrosa en el mediterráneo enfrente de la costa castellonense de Vinaroz y el Delta del Ebro. 

Historia de un latrocinio anunciado

La construcción de la plataforma fue aprobada en 2008 con la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, y puesta en funcionamiento en 2012, y la concesión se hizo al Grupo Escal UGS que dispone de una participación mayoritaria de la constructora ACS (67%), propiedad de Florentino Pérez, y una empresa canadiense (30%). El contrato contó con la asesoría y aprobación del entonces ministro de Energía, Miguel Sebastián, que imparte actualmente lecciones de gestión sanitaria en una famosa cadena televisiva.

Ya la construcción de la plataforma se había encarecido en más de un 89% respecto de su presupuesto inicial, pero, al finalizar la obra, el coste ya había ascendido a 1.700 millones, y la OCU pronostica una factura final de 4.731 millones por este desastre. Pero en 2014, un informe del Instituto Geográfico Nacional concluyó que los más de 500 seísmos que se habían producido en la zona se debían a las conducciones de la instalación, que no se habían tenido en la redacción de la concesión y del contrato que lo sustentaba.

Lo cierto es que nuevamente se demuestra que la socialdemocracia más “progresista” (Zapatero y Sánchez) también defienden los intereses generales de la oligarquía en el ámbito del régimen monárquico-burgués del estado español. Todos los episodios se han desarrollado a partir de y en medio de la crisis estructural del capitalismo. El año de la aprobación de la plataforma (2008) es cuando la crisis estalla; en 2012, los brotes verdes no deben impedir el faraónico proyecto; en 2021, el sector oligárquico tiene que recuperar un capital invertido sin ninguna posibilidad de ser rentabilizado. 

Gobernando a favor de la oligarquía

Como si  fuese una “Dana” (Depresión aislada en los niveles altos), los efectos y las consecuencias del “emprendimiento empresarial”   se han cebado contra el pueblo. El principio fundamental en el capitalismo es que (como dice el refrán), ¡la “banca” gana! En medio de la difícil situación sanitaria y social que la pandemia de la Covid-19 está causando al pueblo trabajador, el gobierno del PSOE/UP se emplea en gobernar  al servicio del capital socializando las pérdidas a beneficio de los monopolios y la banca.  Mientras hablan de “escudo social”  en un decreto social,  tienen el cinismo de entregar 1300 millones de euros  para favorecer a “sus amigos”, a los de siempre, a los que explotan, a los que despiden, a los que empobrecen, a los que precarizan, a los que gastan ingentes cantidades en armamento militar, a los que promueven guerras, a los que persiguen a los emigrantes, a los golpistas…, es decir, ¡a la oligarquía!, ¡al imperialismo!, ¡a la UE!, ¡a la OTAN!

Es un ejemplo más de que la dicotomía economía/salud es una cuestión de voluntad política y de intereses de clase; hay millones de euros para indemnizar a los grandes monopolios pero no para salvar a miles de familias obreras en situación crítica. 

El PCPE DENUNCIA CON LETRAS MAYÚSCULAS al Gobierno de Pedro Sánchez y todos los grupos acólitos del sistema que durante los 13 años que han transcurrido desde la aprobación de la Plataforma Castor hasta el momento, han intentado silenciar el desenlace que esta novela negra nos ha deparado y que no es otro sino entregarle dinero público a la patronal que no logró rentabilizar un desastroso proyecto empresarial, abocado al fracaso desde su origen, cubriéndole su falta de beneficios y detrayendo recursos que debieran destinarse a un urgente plan de emergencia social.  

El PCPE, en estos momentos tan difíciles para el pueblo, que está soportando los elevados niveles de contagios, hospitalización y fallecimientos provocados por la pandemia, lanza este comunicado y hace un llamamiento a la clase obrera y las capas populares para ir articulando y organizando la lucha para impedir el saqueo de las arcas públicas en beneficio de la oligarquía. 

¡¡SÓLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO!!

¡¡SÓLO EL PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDE SUS INTERESES!!

Comité Ejecutivo PCPE

La progresiva quiebra de la formalidad democrática burguesa en el estado español alcanza sus máximas…
El fascismo es un enemigo mortal de la clase obrera. Para poder enfrentar este grave…
Ante las cifras de la pandemia el primer objetivo es la salud y la vida…

DECLARACIÓN DE URGENCIA DEL SG DEL PCPE ANTE LOS ACONTECIMIENTOS EN EL CAPITOLIO DE LOS EE.UU

Ante las impactantes imágenes de una multitud asaltando el Capitolio son multitud las preguntas a las que buscaremos respuesta en los próximos días, pero no son menos las conclusiones que evidencia la realidad de un acontecimiento histórico. Los hechos demuestran la sinrazón de la dominación económica, ideológica y militar ejercida durante décadas por las élites de la formación social más podrida y degenerada del mundo. El país que da este espectáculo y que, nunca olvidemos, es el único que hasta este momento ha lanzado bombas nucleares sobre población civil, es el mismo que sigue imponiendo bloqueos y se atreve a hablarle de democracia al mundo. ¿Qué pasaría si se diera una situación similar en Cuba o Venezuela? ¿Qué diría la Unión Europea? Habla quien más debe callar

Élites que, en su decadencia que les impide seguir siendo ya la indiscutible primera potencia mundial, se enfrentan en una profunda disputa interna entre las distintas fracciones que pretenden salir victoriosas imponiendo su modelo económico. Se equivocan profundamente ambos sectores, ninguno de ellos, ni el más aperturista, pero tampoco el proteccionista que representa Donald Trump, tienen futuro. NI Biden, ni el Partido Demócrata representan nada distinto para los pueblos del mundo. El imperialismo, fase última de desarrollo del capitalismo, toca a muerto, y estos acontecimientos son expresión de ello. ¡Celebrémoslo!

Ninguno de los bandos enfrentados defiende los intereses y necesidades del pueblo trabajador norteamericano. El desarrollo de su conflicto solo acerca a la derrota a ambos y, como militantes comunistas, comprometemos todo nuestro esfuerzo y solidaridad con las fuerzas revolucionarias de los EE.UU, en conseguir que eso suceda cuanto antes.

El futuro es de los pueblos y es socialista.

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA NORTEAMERICANA!

Julio Díaz - Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España - PCPE

 

Página 1 de 10