El Comité Nacional del Partido Comunista del Pueblo Canario denuncia las condiciones totalmente inhumanas de hacinamiento con que se están concentrando a todas las personas migrantes que están llegando a las islas a través de pateras, cayucos y otros medios. Exigimos la inmediata dimisión del Delegado de Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, como máximo responsable de las condiciones inhumanas de las personas migrantes en Canarias. Éste y no otro es el motivo de los 4 brotes de Covid -19 en Canarias, del que en estos días hemos tenido noticia.

Esta noticia no es fortuita, sino que tiene su origen en las vergonzosas condiciones que la Delegación del Gobierno en Canarias lleva permitiendo desde hace más de 3 meses. Condiciones de hacinamiento en los centros de acogida, que están siendo totalmente desbordados ante la falta de previsión de las autoridades sanitarias y políticas. A estas personas se les deja encerradas en centros deportivos, terreros de lucha, canchas de polideportivos, etc sin que reúna las mínimas condiciones de salubridad, higiene y habitabilidad. De estos hechos son conocedores los altos cargos de la Delegación del Gobierno socialdemócrata y por tanto son sus máximos responsables. Hablamos de un trato inhumano al que se somete a las personas migrantes que llegan a Gran Canaria, un día si y otro también.

Detrás de estos cuatro brotes en Canarias, está la nave de la vergüenza, un “espacio de acogida” en el muelle de Las Palmas, nauseabundo, que mantiene hacinadas, sin privacidad, con un acceso al agua y a la higiene insuficiente, sin posibilidad de aislar y separar los primeros casos positivos que se gestionaron dentro de esa nave. En resumen en condiciones que harían sonrojar a cualquier país africano de donde vienen muchos de estos migrantes. Esto último denunciado por el propio personal sanitario que atiende a estas personas. Este espacio ha albergado a migrantes más de 5 y 6 días cuando el máximo legal son 72h de retención.

Es necesario dejar claro que estos brotes no son causados por las personas migrantes, son consecuencia de la desidia intencionada de la Delegación del Gobierno que es la máxima responsable y que quiere ahora delegar su desastrosa gestión en otras entidades como la Cruz Roja Española en Canarias, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, etc. Si bien estas entidades son también cómplices de lo sucedido, la máxima responsabilidad recae en la Delegación de Gobierno que dirige Pestana.

El contagio en Canarias de estos migrantes que llegaron sanos a Canarias constituye un atentado contra la salud de estas personas. Pero esta situación está siendo aprovechada para extender toda una campaña de opinión pública donde se señala a estas personas migrantes como “agentes propagadores” de la covid, alentando el señalamiento público de este colectivo y fomentando el racismo y la xenofobia. La responsabilidad es la que se deriva de toda una práctica anterior conque el capitalismo en Canarias y sus gestores políticos han solucionado la llegada de trabajadores migrantes que llegan a las costas canarias, dejando atrás una sociedad devastada por el imperialismo. Hasta ahora, incluso en el 2006 cuando se batieron todos los récords de llegadas a Canarias con más de 33.000 personas rescatadas en sus costas, (en 2020 se supera escasamente los 4.000) la “solución” consistía en expulsarles a sus países de origen, algo casi imposible en tiempos de pandemia, o en trasladarles con cierta rapidez a la península. Hasta hace poco más de un año los salvoconductos para pasar al territorio continental europeo desde las islas, se expedían por la policía en poco más de 15 días desde que llegaban en pateras y se comprobaba que no se les podría repatriar. Sin embargo, ahora hay casos que llevan en las islas casi un año y el gobierno del Estado los bloquea en Canarias.

Veintiséis años de llegadas de pateras a Canarias y este capitalismo no quiere atender esta realidad. La posición del Ministerio del Interior de este gobierno PSOE-UNIDAS PODEMOS ha sido la expulsión y las devoluciones inmediatas pero en este caso, se complica esa salida por la situación de pandemia. En esa circunstancia queda en evidencia toda la crudeza conque el capitalismo trata a estas personas rebajadas a la condición de esclavos y esclavas, de parias y seres humanos carentes de cualquier derecho.

 

Canarias, 5 de Septiembre de 2020

Comité Nacional del Partido Comunista del Pueblo Canario

 

Desde el Comité Nacional del PCPC, condenamos sin paliativos la concentraciones de vecinos y vecinas que se desarrollaron en la noche del 5 de agosto, con la instalación de barricadas y barreras en el pueblo de Tunte, municipio de San Bartomé de Tirajana, isla de Gran Canaria. Una actuación con la intención de impedir el paso a una guagua que llevaba a 28 inmigrantes que días atrás habían arribado en un cayuco al puerto de Arguineguín.

 

Esta muestra de insolidaridad, de racismo y de comportamientos violentos hacia los trabajadores y trabajadoras inmigrantes es la consecuencia de propiciar las actitudes fascistas, insolidarias y prepotentes conque un sector vecinal cree falsamente dejar “los problemas” que crea esta sociedad capitalista fuera de sus casas. Estas personas inmigrantes vienen a estos países y sociedades porque en sus sociedades de origen se les niega las posibilidades de desarrollar una vida en las mínimas condiciones para asegurar lo imprescindible. Y este hecho es el producto del proceso de acumulación de capitales internacional como proceso mundial. Son el producto de unos mecanismos sociales, económicos y políticos despiadados y criminales que condena a una inmensa mayoría de personas en el mundo a las más absolutas de las miserias.

 

Mientras aquí el capitalismo desarrolla espacio de confort y de presunta “seguridad” en algunos sectores sociales, en otros va extendiendo la desesperación, la explotación, la miseria, y la precariedad. Justamente lo que el capitalismo ha hecho en los países de origen de las personas inmigrantes. Por tanto, hay un interés común, una suma de necesidades que obligan a una solidaridad activa e internacionalistas entre los trabajadores inmigrantes y los trabajadores  canarios y canarias. Nuestros destinos están marcados por las leyes inhumanas del proceso de acumulación y reproducción del capital.

 

No podemos tolerar que en Canarias se desarrollen los mínimos brotes de racismo e insolidaridad. No podemos permitir que la xenofobia, el fascismo y el racismo encuentren acomodo en las islas. Hay que denunciar la situación que propicia el Gobierno de Canarias, que mientras sitúa en un problema sanitario y social la llegada de cayucos y pateras con personas, auspiciando las actitudes insolidarias y planteando la necesidad de que otras comunidades asuman a estas personas como si de trastos se trataran; acumulándolas en espacios totalmente insalubres y sin ninguna garantía para su salud y acomodo, por otro lado,  tolera y fomenta la llegada por los aeropuertos del archipiélago de miles y miles de turistas sin ningún control sanitario y medidas de prevención. Y esto lo hace así este gobierno porque sirve a los intereses de los hoteleros y turoperadores internacionales que siguen condicionando el desarrollo social y económico a la explotación de un solo recurso productivo como es el turismo a base de intensificar los niveles de explotación a la clase obrera de este sector económico y seguir destrozando el territorio y depredando su ecosistema.

 

Denunciamos la actitud hipócrita de Nueva Canaria en este episodio lamentable, propiciando estas actitudes racistas y justificando estos comportamientos violentos por parte de estos vecinos. Román Rodríguez pretende desviar la atención señalando que el problema es la distribución de inmigrantes a otras comunidades, en vez de asumir la responsabilidad política de asegurar las mejores condiciones de asistencia humanitaria a estas personas inmigrantes. Qué lejos está los gobiernos e instituciones del capital frente a gobiernos socialistas, como es el digno ejemplo del gobierno revolucionario cubano que educa a su pueblo en la solidaridad internacionalista y ofrece toda su colaboración y cooperación a cualquier pueblo del mundo que lo necesite.

 

Desde el PCPC, nos oponemos a justificar cualquier posibilidad de enfrentar y dividir a la clase obrera en su seno, a través de una división falsa e interesada entre foráneos y autóctonos. Somos una misma clase que se enfrenta a los mismos problemas de explotación, precariedad y miseria. Enfrentaremos cualquier intento de señalar a las víctimas del capitalismo como los enemigos a batir y menospreciar. Solo acabando con el capitalismo podemos asegurar un futuro digno para todos y todas. Luchando por la no discriminación y marginación de los trabajadores inmigrantes podemos asegurar que las condiciones de los trabajadores canarios no se va a continuar degradándose, dado que de esa manera los empresarios no van a poder dividir a la clase obrera en una competición de bajada continuada de salarios y condiciones laborales.

 

Esta crisis sanitaria, social y económica que sufrimos son el producto de un sistema que no garantiza para la inmensa mayoría social unas mínimas condiciones vitales. Por tanto, solo la lucha, la unidad y la conciencia nos puede salvar de la barbarie.

 

¡¡VIVA LA SOLIDARIDAD INTERNACIONALISTA Y ANTIIMPERIALISTA!!

 

¡¡DE AQUÍ O DE FUERA, LA MISMA CLASE OBRERA!!

 

¡¡ARRIBA LA UNIDAD ENTRE LOS PUEBLOS!!

 

Organizado por el Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) y su Juventud Comunista (JCPC) queremos invitarles al acto de Homenaje a los Héroes y Heroínas de la Clase Obrera. Será el jueves 6 de agosto 2020 a las 19’30 horas en el Parque de San Telmo en Las Palmas de Gran Canaria.

El 6 de agosto de 1936 la dictadura militar franquista asesinó en el campo de concentración de la Isleta al comunista Eduardo Suárez, diputado del Frente Popular, y al socialista Fernando Egea, delegado del Gobierno de la II República.

En torno a esta fecha, recordaremos también a todos los hombres y mujeres que, de forma ejemplar, dieron su vida por la defensa de la República y se enfrentaron a las atrocidades de la dictadura fascista de Francisco Franco. Un reconocimiento por ser ejemplo de valentía y dignidad que impulsa las luchas presentes y futuras contra este explotador sistema capitalista que enfrentamos día a día.

Un Acto de homenaje donde tendremos música en directo, poesía e intervenciones políticas. ¡TE ESPERAMOS!

Desde el  Comité Nacional del Partido Comunista del Pueblo Canario, queremos expresar nuestro apoyo y solidaridad al conjunto de colectivos y asociaciones sociales y culturales con sede en el Centro Municipal de Asociaciones TAGOROR en la isla de Fuerteventura, que se enfrentan ante el desalojo inminente al que le condena el Ayuntamiento de Tuineje.

El PCPC considera que esta orden de desalojo del Centro Municipal TAGOROR es todo un ataque injustificado, arbitrario  y alevoso al conjunto del movimiento asociativo social y cultural que forma parte del movimiento popular en Fuerteventura. En tal sentido exigimos que se dé una alternativa real y plenamente acordada con el conjunto de colectivos que conforman el Centro Tagoror.

Nos unimos a las organizaciones, asociaciones, colectivos, sindicatos, etc. que apoyan las exigencias de los colectivos del Centro que se concretan en:

  1. Se ofrezcan locales adecuado y dotados para que estos colectivos y asociaciones puedan continuar desarrollando sus actividades y reuniones.
  2. Una aclaración razonable y justificada de los motivos del desalojo.
  3. Que las administraciones implicadas lleguen a un acuerdo con los colectivos afectados, asuman sus  responsabilidades y paralicen de forma inmediata este desalojo hasta que haya un acuerdo satisfactorio de las asociaciones del Centro TAGOROR.

Debemos defender los espacios sociales comunes que son, de hecho, un patrimonio activo de nuestro pueblo canario, e impedir las decisiones arbitrarias y  autoritarias con que los representantes del capital en las instituciones públicas pretenden acallar y negar la realidad organizativa del pueblo como expresión de su propia organización popular.

¡¡ALTERNATIVA AL DESALOJO DEL CENTRO MUNICIPAL TAGOROR!!

¡RESISTENCIA POPULAR ANTE LA ESPECULACIÓN Y LA ARBITRARIEDAD!

¡¡SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO!!

El pasado 27 de junio fue convocada una manifestación en la Avenida de Anaga, céntrica arteria vial de Santa Cruz de Tenerife. El propósito de la manifestación era la reivindicación de la defensa del puesto de trabajo de los empleados de CIDEMAT, que pertenece la empresa pública IDECO, dependiente del Cabildo que realiza cursos de deportes marinos de vela y la empresa ANSINA que trata del atendimiento de personas de la tercera edad. Este colectivo de trabajadores está en proceso de ERE realizado por el Cabildo Insular de Tenerife. 

El colectivo de trabajadores había realizado un llamamiento público a la sociedad civil insular para asistir a esta manifestación en defensa del empleo público. A ese llamamiento acudió el PCPC. En Tenerife las últimas convocatorias en donde ha  habido presencia pública del partido se han producido problemas con la policía, y así se ha denunciado públicamente. Pero en esta convocatoria del 27 de junio se produjo una situación muy grave que coloca la evidencia de un auténtico Estado policial y un hostigamiento sistemático de las fuerzas policiales al PCPC. Vamos a los hechos:

Un  grupo de militantes del partido, momentos antes del comienzo de la manifestación,  estaba a la espera de un  camarada que se encontraba cerca de la zona intentando aparcar  y que traía en su coche las banderas del partido requeridas para ser portadas durante la participación en manifestación. Este camarada consigue aparcar en las inmediaciones del lugar de la manifestación en los instantes previos al comienzo de la misma; mientras, dicho camarada se acercaba por el interior de la manifestación, con dos banderas al hombro, y encontrándose aproximadamente a unos 5 metros del resto de militantes, cuando de repente, un individuo -que era participante de la concentración-, de manera agresiva y violenta, y en una actitud fascista, increpa al camarada diciéndole que esa bandera sobraba en el lugar y, acto seguido, procede a arrancar la bandera, despegándola de la vara en la que ondeaba y arrojándola al suelo. El camarada, de manera tranquila, manteniendo la calma y cabeza fría en todo momento, le pide explicaciones al fascista exigiendo el porqué de esa acción, que estaba totalmente fuera de lugar. Mientras el individuo, de manera muy agitada y violenta, casi al punto de agredir al camarada, manifestaba su empeño en decir que la bandera comunista no la quería ver presente en el lugar; a lo que el camarada respondió explicándole que era la bandera de su partido y de la clase trabajadora, la cual estaba presente en todas las luchas obreras. El resto de camaradas, al percatarse de la situación que se estaba dando, intentan acercarse al lugar del encuentro cuando, de repente, miembros del cuerpo de la UIP de la Policía Nacional se llevan al camarada al borde de la manifestación, le identifican y comienzan a mantener un diálogo con él. El resto de militantes, junto a compañeras de Alternativa SOC, se personan en el lugar para saber qué sucedía y por qué tenían al camarada retenido. Una vez  de manera muy tranquila y dialogante, le dice a la policía que no entiende el porqué de su retención y la prohibición de portar los símbolos del partido mientras el fascista, quien había sido la nota discordante en la actividad, se iba impune tras sus acciones. La policía sostenía que la bandera del partido no tenía que ver con la manifestación y que si la bandera provocaba rechazo o problemas tenía que prohibir que se llevara. El resto de camaradas interviene y, tras tener un diálogo explicando a la policía que eso no era justo y no podía prohibir el portar las banderas simplemente porque un fascista no toleraba su presencia, que la bandera si tenía que ver con la manifestación. Uno de los camaradas más veteranos  intentaba razonar con él de manera bastante calmada y serena mientras el policía, ávido por ser el protagonista del día y sin intención alguna de dialogar, rezumando un anticomunismo notablemente perceptible, de manera autoritaria y siendo imposible mediar palabra ni razonar con él, se le encara gritándole a la cara, literalmente “aquí la autoridad soy yo y se hace lo que yo diga, y punto. Si os gusta bien y si no, también”. El camarada le pide con educación que no le gritara, que  era innecesario; acto seguido, el policía, de manera brusca, arranca las banderas de las manos del camarada que las portaba y exclama, de manera literal: “a tomar por el culo, ahora os quedáis sin banderas y todo solucionado”. Otro de los camaradas presentes, sin faltar al respeto en ningún momento, le reprocha su acción; el policía le encara y se lo lleva, arrastrándole por un brazo, junto con el resto de policías; una vez allí, el policía lo identifica, le toma los datos y le comunica que está denunciado por un supuesto desacato a la autoridad y que se va a proceder a sancionarle. El camarada le responde que eso es falso y que eso era mentir por su parte y por parte del resto de policías, ya que en ningún momento se ha negado a colaborar en nada ni se ha resistido a ser identificado. El policía,  adoptando una actitud más chulesca y provocadora, le manda a callar amenazándole con que si sigue hablando se lo van a llevar detenido a comisaría.

Finalmente, la manifestación parte y la policía deja seguir a la militancia, permanentemente vigilados durante el recorrido de la manifestación, que participa en la misma sin las banderas, a quienes se les comunica que las mismas serán entregadas cuando la manifestación concluya. La manifestación concluye con una agresión física a una compañera de Alternativa SOC por parte de un manifestante que le propina un pancartazo en la cabeza ante lo cual, la policía lo que hace es intentar que la compañera abandone la manifestación, en vez de actuar contra la persona agresora. 

Al reclamar las banderas, estas son devueltas a los camaradas.

Esto son los hechos acontecidos. Hablan por si solos. Lo cierto es que la policía secuestra el material de propaganda del partido que iba a formar parte de la manifestación legalmente convocada para el sábado 27 de junio. Se secuestra  ese material y se impide, por parte de las fuerzas de orden público la presencia organizada de las  y los comunistas en esa manifestación. Y lo hace vulnerando un derecho esencial a la libre expresión y manifestación. Lo hace en una actitud chulesca, arbitraria y autoritaria. Imponiendo la voluntad de la policía, por encima de los derechos fundamentales que nos acogen para asistir, con normalidad y pacificamente, a una manifestación legalmente convocada. Una evidente actitud fascista de la policía que supone un grave atentando a la libre expresión. Desde el PCPC, condenamos sin paliativos estos hechos llevados a cabo por la policía y exigimos la depuración de responsabilidades de los mandos policiales y el cese inmediato del acoso  a los militantes comunistas en Tenerife.

 En Canarias (Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura, …..) este 20 de junio ha de recordarse como un día de lucha unitaria en defensa de la Sanidad Pública, Universal, Gratuita (sin copago) y de Calidad. Así como un rechazo total a la Ley 15/97, la misma que abrió las puertas a la privatización de dicho sector y por lo tanto, exigiendo al gobierno su inmediata derogación. 

Se convocaron manifestaciones o concentraciones por parte de diversas organizaciones del ámbito social, político, obrero y sindical. El pueblo canario, en esta ocasión como una sola voz, coreó múltiples de consignas denunciando que las privatizaciones la hacen los ladrones, desenmascarando el negocio empresarial en connivencia con los gobiernos de turno y reclamando gastos militares y policiales para servicios sociales. 

Movilizaciones que tuvo de colofón la lectura de Manifiestos Unitarios donde, de forma alta y clara, se expresó que ya se acabaron los aplausos en el confinamiento, que ahora pasamos a la FASE de la movilización, porque no cabe duda que la Lucha es el único camino. 

 

La militancia del Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) queremos expresar toda nuestra solidaridad y apoyo a la acción de protesta que varios activistas defensores de la tierra canaria están llevando a cabo, consistente  en encaramarse a las grúas destinadas a la construcción de un hotel de lujo en primera línea de costa en la Playa de Las Tejitas, en el municipio de Granadilla de Abona en Tenerife.

Estas obras llevadas a cabo por la empresa promotora de la construcción de dicho hotel “ Grupo Viqueiras”, es del todo punto ilegal. Atenta contra la Ley de Costa actual toda vez que  “La construcción del hotel La Tejita Beach Club Resort en las parcelas C y D del plan parcial Costabella, de Sotavento (Granadilla de Abona), que realiza la empresa Construcción, Promoción y Derivados, SA (Grupo Viqueira) "afectan a la servidumbre de tránsito y protección del deslinde marítimo y terrestre vigente", según ha reconocido el director general de Costas. Aún así, la empresa, en una actitud de soberbia y claramente delictiva continúa con las obras de construcción del Hotel. 

Denunciamos esta actuación de la empresa promotora, propio del modelo especulativo con que la oligarquía, en connivencia con los Gobiernos Canarios y Español, están condenando a Canarias a la más absoluta destrucción del territorio y sus espacios protegidos. Acción depredadora de una oligarquía que necesita continuar con el ciclo especulativo para la acumulación de capitales y aumento de sus beneficios. 

Este caso pone en evidencia, una vez más, la red clientelar que une a los políticos del sistema con las empresas especuladoras que arrasan el territorio protegido. El Ayuntamiento de Granadilla, con el alcalde Jaime González Cejas a la cabeza, concedió una licencia urbanística el 26 de diciembre de 2015, a pesar de que dicha licencia autorizaba las obras de construcción de un hotel de cinco estrellas en un paraje protegido de Montaña Roja en la zona de El Médano. A pesar de las protesta populares y de las denuncias presentadas ante la justicia por diversos colectivos de defensa del territorio, el departamento de Costas del Gobierno de España, que tiene la facultad de emitir la orden de suspensión cautelar de dichas obras,  no lo ha hecho con la evidente intención de favorecer la continuidad de dicha construcción urbanística.  

Desde el PCPC exigimos al Gobierno de Canarias y al Gobierno Estatal, a través de Costas, a que de una vez por todas pongan fin a esta manifiesta ilegalidad y obliguen a la paralización inmediata de las mismas. 

Reconocer que gracias a la acción responsable de estos activistas el caso ha vuelto a saltar a la opinión pública para denunciar la ilegalidad de esta situación. Es absolutamente necesario el apoyo a los y las activistas, y la organización de acciones movilizadoras que exijan la paralización total y permanente de estas obras.

Desde el PCPC hacemos un llamamiento a todo el pueblo canario a rebelarse ante este atentado al medio ambiente, e impedir que nuestro futuro como territorio sostenible se vea amenazado ante el avance de un capitalismo arrasador de las condiciones naturales y laborales del pueblo trabajador de las islas. Una vez más se demuestra en los hechos que sólo la organización popular puede hacer frente a los planes de la burguesía y que sólo la lucha popular puede derrotar todas las artimañas con que la clase dirigente pretende condenar el futuro de las islas y de la clase trabajadora.

¡¡LA PLAYA DE LAS TEJITAS ES DEL PUEBLO!!

¡¡SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO!!

El pasado miércoles 5 de mayo tuvimos conocimiento de una nueva victoria de la plantilla de Kalise en su lucha por un convenio digno.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, correspondiente a la demanda presentada por la dirección de la empresa de helados durante la huelga del pasado verano contra los miembros del comité de empresa y de su sindicato USO, ha sido CLARA. Se desestima la demanda que pedía que se declarara la huelga como ilegal o abusiva y se indemnizara a la empresa con millón y medio de euros. Los jueces dicen por tanto que la huelga organizada fue legal y que no hay nada que indemnizar.

Estamos ante una sentencia que pudiera haber sido más contundente, donde se le aplicara una fuerte sanción económica a la empresa por el hecho de querer atentar contra un derecho básico y fundamental para la clase obrera frente al abuso patronal, como es el derecho a la HUELGA. Indudablemente, una buena sanción frenaría las ganas de realizar maniobras de este tipo por parte de la clase empresarial.

Para el PCPC en Gran Canaria, cuya militancia comunista tantas jornadas de huelga compartió con la plantilla de Kalise, con esta extraordinaria victoria de la plantilla se caen las máscaras, y la empresa queda en evidencia. Se descubre así que su intento de amedrentar a la plantilla no tenía base legal alguna. No se salieron con la suya.

La patronal debe tomar nota de este varapalo judicial. Eligiendo el camino del ataque al derecho a huelga se enfrentará con las organizaciones obreras y el pueblo trabajador. Esto queda demostrado con la potente manifestación que tuvo lugar el 2 de octubre en el que más de 500 personas salieron a la calle en apoyo de la plantilla rechazando las prácticas caciquiles de la empresa.

Pero también la clase trabajadora canaria tiene aquí un nuevo ejemplo de que solo cuando la lucha obrera es decidida y consecuente, cuando está unida y organizada se consiguen victorias.

Saludamos esta importante victoria de la plantilla de Kalise y de USO que nos llena a todos y todas de moral de victoria. Nos va a hacer falta porque la lucha de Kalise no acaba aquí. Estamos pendientes de las sentencias de varios juicios individuales de los miembros del comité así como del juicio por la demanda de la tutela de derechos fundamentales por todos los atropellos vividos por la plantilla desde el comienzo de las protestas en el pasado verano. La lucha continúa.

¡HUELGA NO ES DELITO!

¡EL DERECHO A LA HUELGA NO SE TOCA!

¡VIVA LA LUCHA OBRERA EN KALISE!

Este 1º de Mayo excepcional, en confinamiento, no puede restarle ni un ápice de importancia al Día Internacional de la Clase obrera. Sus principios y valores son guía inexcusable para prepararnos en los días que están por llegar tras superar la crisis sanitaria.

Este año, además, la coalición socialdemócrata gobernante que gestiona los intereses patronales, ha prohibido todo tipo de concentraciones y manifestaciones. Podemos ir 25 personas en el vagón de las cercanías, estar 40 personas en un supermercado, trabajar sin EPIs o volver al matadero de la producción con casi total “normalidad” el día 4 o el 11 de mayo… Pero el 1º de Mayo no podemos estar 25 personas en una plaza manteniendo la distancia recomendada por todos los organismos sanitarios.

No hay ninguna razón que lo justifique, salvo la dócil gestión del gobierno al servicio de la Patronal y su apuesta por un marco de represión policial y militar destinado a ahogar, desde su inicio, la necesaria lucha obrera y popular que se levantará contra todo el paquete de medidas antiobreras y destructoras de derechos que al servicio de la Patronal, ya nos vienen anticipando.

Pese a sus obstáculos, este 1º de Mayo, y todos los días que le sigan, estaremos levantando la bandera roja de la clase obrera. Nos va la vida en ello. Nuestras banderas y pancartas ondearán en los locales como en este caso en las Palmas.

 

#1deMayoNuestroderecho #TuLuchadecide

 

Página 1 de 15