Dentro de la campaña estatal de CAS contra la privatización de la sanidad pública y por la derogación de la Ley 15/97 y el artículo 90 LGS, hoy sábado 27 de febrero nos hemos concentrado en la Glorieta Gabriel Miro de Orihuela al acto convocado por CAS- VEGA BAJA.

El acto ha contado con el apoyo e intervención de asociaciones y partidos como MujeresXMujeres, el grupo de jóvenes de Bea de la Universidad Miguel Hernández, el Foro Social de Orihuela y el  propio PCPE y la JCPE.

Destacar la ausencia de los medios de comunicación del sistema y de los partidos institucionales llamados de izquierda de Orihuela.

En el acto se ha leído el comunicado de CAS y después del mismo han intervenido las y los representantes de las organizaciones que han apoyado el acto.

Durante el acto se han estado gritando consignas contra la privatización de la sanidad pública, contra los recortes, contra la precariedad y por la lucha obrera y popular y por la unidad popular contra este sistema capitalista que hace de la sanidad un negocio privado .

Al finalizar el acto se ha hecho un llamamiento a la participación activa en CAS y también a la participación el próximo 8 de marzo (día internacional de la mujer trabajadora)en las calles de Orihuela.

El pasado miércoles 17 de febrero,  secundando la iniciativa de diversos colectivos, entre los que se encontraba el PCPE y su juventud, nos manifestamos de forma pacífica para exigir la puesta en libertad de Pablo Hasél y otr@s represaliad@s políticos. Un éxito de convocatoria que pone de manifiesto la necesidad de la lucha contra la opresión estatal y el hambre de emancipación social.

El pasado miércoles 17 de febrero,  secundando la iniciativa de diversos colectivos, entre los que se encontraba el PCPE y su juventud, nos manifestamos de forma pacífica para exigir la puesta en libertad de Pablo Hasél y otr@s represaliad@s políticos. Un éxito de convocatoria que pone de manifiesto la necesidad de la lucha contra la opresión estatal y el hambre de emancipación social.

El pasado 6 de febrero tuvo lugar la  IX Conferencia del PCPE. En esta ocasión y debido a las restricciones  existentes por el coronavirus, no hubo subsedes y toda la conferencia fue telemática.

Las delegadas y delegados aprobaron el informe político y la rendición de cuentas del Comité de País saliente. Si bien la mayor parte del debate conferencial lo ocupó el texto sobre las propuestas organizativas y políticas para  el próximo periodo.

La situación de la lucha de clases en nuestro territorio, la necesidad de articulación de las respuestas del movimiento obrero  frente a los ataques del capital, las propuestas en torno a los comités populares o los comités para la unidad obrera así como  el crecimiento del Partido y su avance a nivel organizativo  fueron los principales ejes de las tesis presentadas. Documento que fue  complementado  con los numerosos aportes recibidos desde las células y con el debate colectivo y las síntesis  de la jornada.

La elección de un nuevo Comité de país Valenciano, integrado por 5 camaradas, fue el penúltimo acto de la IX  conferencia. El punto final y la clausura corrió a cargo de  la  Responsable Política  de País Valenciano, la camarada Yolanda Gómez, quien fue  elegida para dicha responsabilidad  tras el primer pleno de la nueva dirección del PCPE en el PV.

El canto de La Internacional  fue el colofón de una importante jornada para la militancia comunista en el País Valenciano.

El día 26 de febrero a las 20h hemos organizado una charla debate online sobre la situación que están viviendo las mujeres trabajadoras en sectores básicos durante la pandemia de la COVID-19. Contaremos con la intervención de las compañeras de ELA las residencias de Gipuzkoa y compañeras trabajadoras del sector sanitario. 

El enlace para visualizar la charla es: 

https://red.pcpe.es/trabajadoras 

Os esperamos conectadas y conectados!! 

¡¡ Mujer trabajadora, organizada y luchadora contra el capitalismo y sus pandemias !!

En el día de ayer jueves 4 de de febrero, centenares de personas nos concentramos en la Plaza de Toros de Alicante, con todas las medidas sanitarias que requiere el actual momento de pandemia, para exigir la no entrada en prisión y por tanto, la libertad de Pablo Hasél. 

El cantante condenado por el Tribunal Supremo tiene como plazo hasta este domingo para entrar por su propio pie en prisión por injurias a la corona, a las instituciones del estado y enaltecimiento del terrorismo. Esta condena, totalmente injusta ataca gravemente al derecho fundamental de libre expresión, que en los últimos tiempos se vulnera constantemente con la “ley mordaza”.

Así mismo cada día contemplamos como la clase obrera en su intento de organización, es reprimida por el aparato del estado más rancio y reaccionario en un progreso de fasticización, que deja entrever como el capitalismo comienza a estar en una fase desesperada por proteger los intereses oligárquicos y del gran capital. 

La otra cara de la moneda la encontramos en la impunidad que gozan los fascistas y la extrema derecha, tanto en las instituciones políticas, como en las instituciones militares, como es el conocido caso de los altos mandos del Ejercito del Aire, pidiendo fusilar a “26 millones de rojos”, o en las ultimas semanas en las calles de Canarias dónde grupos organizados quedan para “cazar inmigrantes”.

El PCPE estuvimos apoyando la convocatoria, una más de las decenas de convocatorias que durante toda la semana se vienen dando en todo el Estado Español. Se corearon consignas como “Pablo Hasél libertad” o “la nostra millor arma, la solidaritat”. En un momento dado la policía hizo una vez más uso de su poder para amenazar y coaccionar al escuchar el cántico “La policía tortura y asesina”, los allí presentes respondimos con un contundente “no a la represión”. 

Desde El PCPE llamamos a la movilización y a la organización hoy por Pablo Hasél y cada día por la defensa de la clase obrera, contra los ataques de este sistema capitalista corrupto y opresor. 

¡LIBERTAD PABLO HASÉL!

¡QUE VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!

 

En nuestra Comarca de la Vega Baja donde la clase obrera y los sectores populares estamos sufriendo la agudización de la crisis sanitaria y económica, hemos asistido  hoy a la inauguración del paso del AVE por Orihuela, un proyecto que ha destrozado nuestro territorio tanto en nuestra economía como en nuestro medio ambiente. Ya de años el PCPE de la Vega Baja hemos venido denunciando las consecuencias de este proyecto que ha costado millones de euros innecesarios de los que se han lucrado las grandes empresas, empresarios  y políticos corruptos que han arruinado los pueblos  de nuestra Comarca, todo ello ligado a los grandes pelotazos urbanísticos que han destruido nuestro natural modo de vida.

Es una vergüenza que cuando se están produciendo miles de muertos por falta de hospitales y materiales técnicos y humanos, cuando no para de crecer el paro y aumentan los índices de precariedad y pobreza entre la clase obrera y los sectores de los autónomos en nuestra Comarca, vengan a inaugurar esta magna obra de estafa el Presidente del Gobierno, el de la Generalitat Valenciana y el acompañante de turno, el Alcalde de Orihuela Emilio Bascuñana, teniendo su prioridad el salir en la foto.

Todo ello en los sótanos de la estación, no dignándose a salir a las puertas donde había un numeroso grupo de personas y donde está ubicado el monumento a nuestro poeta del pueblo Miguel Hernández, que da nombre a la Estación Intermodal Orihuela - Miguel Hernández. Un acto que hubiese avergonzado a nuestro poeta del pueblo. Esto nos viene a demostrar que tanto el llamado “Gobierno progresista” PSOE-UP, como la derecha neofranquista del PP y la derecha fascista sí les une la defensa de un sistema explotador y una monarquía corrupta como garantes de los intereses de los grandes capitalistas de siempre. En esto Sí que están de acuerdo.

Es hora de que el pueblo se organice y plante cara a los gestores de este sistema capitalista que está llevando a la clase obrera a la extrema pobreza y a la muerte.

Es hora de organizarse con conciencia de clase, la clase obrera y los  sectores populares, para frenar ese fascismo sociológico que trata de arrastrar a los sectores de los pequeños comercios y autónomos que están en un proceso de ruina total y de proletarización, no siendo conscientes que su situación actual es producto de este sistema capitalista explotador y que su puesto y posición debe de estar junto a la clase obrera y los sectores populares.

Desde el PCPE exigimos un Plan urgente de Emergencia Social que recoja  las  siguientes medidas:

  • Nacionalización:
    • La banca y los grandes sectores de la producción.
    • Las eléctricas
    • La sanidad privada y de las residencias privadas y concertadas.
  • Reversión de los contratos a empresas privadas como es el caso de Ribera Salud en Torrevieja.
  • Por una sanidad pública y de calidad.
  • Aumento de las plantillas del personal sanitario y de servicios.
  • Prestación indefinida de desempleo para todos y todas los trabajadores en paro.
  • Apertura de oficinas en los barrios obreros y populares para informar y gestionar todos los trámites burocráticos para garantizar el acceso a los recursos y ayudas.
  • Acabar con los desahucios de todas las familias que estén imposibilitadas de hacer frente a los pagos de hipotecas y alquileres.
  • Construcción de viviendas sociales priorizando a los sectores de la clase obrera más desfavorecidos y expropiación de las viviendas vacías propiedad de los bancos y los fondos de inversión.
  • Ningún corte de luz y de agua a las familias que tengan algún miembro en paro.
  • Construcción de comedores sociales públicos en las zonas con mayor índice de paro y de pobreza.

Sólo el pueblo organizado salva al pueblo. Por ello, hacemos un llamamiento a la clase obrera y sectores populares, asociaciones y colectivos a conformar Comités Populares para organizarnos y luchar por nuestros derechos.

Partido Comunista de los Pueblos de España

PCPE Vega Baja del Segura.

En Orihuela a 1 de febrero de 2021.

 

 

 

[Castellano bajo]

Davant el predictible i estrepitós fracàs en termes de salut pública que ha suposat el nou estat d'alarma decretat pel Govern d'Espanya el 25 d'octubre de 2020 i prorrogat fins al 9 de maig de 2021, pretesament en “cogovernança” amb les Comunitats Autònomes però en realitat gestionat en funció exclusiva dels interessos de la patronal hostalera i del comerç, DECLAREM:

  • Que l'adopció de mesures repressives, limitatives de drets individuals i col·lectius, és l’única mesura que els executius dels governs central i autonòmics, inclòs el “progressista” tripartit del “Govern del Botànic”, han sabut imposar per a intentar frenar l'avanç de la pandèmia de COVID-19 en aquesta enésima onada.
  • Que, més enllà dels governs de torn, això posa de manifest el fracàs estructural del sistema capitalista en l'Estat espanyol que, davant la progressiva deterioració i infrafinançament de la sanitat pública i el seu sotmetiment a un procés d'espoli i privatització durant més de dues dècades a favor de les grans corporacións empresarials (el País Valencià ostenta el trist honor de donar nom al nefast model de concessions sanitàries a la gestió privada conegut com a “Model Alzira”), no ha pogut i no ha volgut revertir aquesta situació i implementar mesures sanitàries de salvaguarda de la salut de la majoria social.
  • Que l'actual situació de risc extrem per a la salut col·lectiva es deriva d'una gestió que ha prioritzat els interessos oligàrquics de salvaguardar la “campanya nadalenca”, com a mesos abans la “campanya d'estiu” sobre els de la població general, malgrat les incontestables prediccions epidemiològiques. Al País Valencià PSPV, Compromís i Unides Podem sabien que aqueix período suposa per a les grans empreses dels sectors del comerç, alimentació i transport, entre altres, més del 50% de la seua facturació anual. Oxigenar els beneficis monopolístics ha constituït i constitueix l'eix central de la proposta política durant aquesta crisi sanitària per a les governants “majories de progrés” tant en la Generalitat Valenciana com en el Govern central.
  • Que la totalitat de les restriccions s'imposen en els àmbits socials i personals, deixant intacte l'amuntegament que suposa l’ús del transport públic per a acudir als centres de treball i el perill de contagi en aquests, traslladant així la càrrega de responsabilitat exclusivament a l’àmbit individual mentre es prioritza l'extracció de plusvàlua sobre la salut col·lectiva.

És per això que des del PCPE denunciem la negligent gestió que, amb data de 26/01/2021, ha portat al País Valencià a la taxa més gran d'incidència de COVID-19 (1423 casos / 100 mil habitants en els últims 14 dies) i la ocupació més gran de llits UCI per COVID-19 (61,7%) de l'Estat espanyol i, en tractar-se de morts evitables, considerem una massacre l'excés de 4562 morts (80,5% majors de 74 anys) al llarg de l'any 2020 en el nostre territori, o les 1295 morts per COVID-19 que fins al 26 de gener s'han produït en residències d'ancians i ancianes del PV (29,9% del total de defuncions). Un sistema sanitari valencià que a novembre de 2020 tenia una llista d'espera quirúrgica de més de 59 mil pacients (prop de 20 mil esperant durant més de 6 mesos) que, al costat de la de cites amb especialista, va portar durant l’últim any a una taxa del 18% d'inaccessibilitat al sistema sanitari, permet predir milers de morts evitables per totes les causes també durant el present any 2021.

Només el derrocament del capitalisme en la seua actual fase de descomposició i la construcció del socialismo será capaç de posar el benestar, la salut i la vida del poble treballador per damunt dels interessos econòmics d'una minoria explotadora que, sens dubte, acabarà en l'escombriaire de la Història. No més el poble organitzat salva al poble.

 

Declaración del Comité del País Valencià del PCPE ante la extremadamente grave situación epidemiológica en nuestro territorio

Ante el predecible y estrepitoso fracaso en términos de salud pública que ha supuesto el nuevo estado de alarma decretado por el Gobierno de España el 25 de octubre de 2020 y prorrogado hasta el 9 de mayo de 2021, pretendidamente en “cogobernanza” con las Comunidades Autónomas pero en realidad gestionado en función exclusiva de los intereses de la patronal hostelera y del comercio, DECLARAMOS:

  • Que la adopción de medidas represivas, limitativas de derechos individuales y colectivos, es la única medida que los ejecutivos de los gobiernos central y autonómicos, incluido el “progresista” tripartito del “Govern del Botànic”, han sabido imponer para intentar frenar el avance de la pandemia de COVID-19 en esta enésima oleada.
  • Que, más allá de los gobiernos de turno, ello pone de manifiesto el fracaso estructural del sistema capitalista en el Estado español que, ante el progresivo deterioro e infrafinanciación de la sanidad pública y su sometimiento a un proceso de expolio y privatización durante más de dos décadas a favor de las grandes corporaciones empresariales (el País Valenciano ostenta el triste honor de dar nombre al nefasto modelo de concesiones sanitarias a la gestión privada conocido como “Modelo Alzira”), no ha podido y no ha querido revertir esta situación e implementar medidas sanitarias de salvaguarda de la salud de la mayoría social.
  • Que la actual situación de riesgo extremo para la salud colectiva se deriva de una gestión que ha priorizado los intereses oligárquicos de salvaguardar la “campaña navideña”, como meses antes la “campaña de verano” sobre los de la población general, a pesar de las incontestables predicciones epidemiológicas. En el País Valenciano PSPV, Compromís y UnidesPodem sabían que ese periodo supone para las grandes empresas de los sectores del comercio, alimentación y transporte, entre otros, más del 50% de su facturación anual. Oxigenar los beneficios monopolísticos ha constituido y constituye el eje central de la propuesta política durante esta crisis sanitaria para las gobernantes “mayorías de progreso” tanto en la Generalitat Valenciana como en el Gobierno central.
  • Que la totalidad de las restricciones se imponen en los ámbitos sociales y personales, dejando intacto el hacinamiento que supone el uso del transporte público para acudir a los centros de trabajo y el peligro de contagio en éstos, trasladando así la carga de responsabilidad exclusivamente al ámbito individual mientras se prioriza la extracción de plusvalía sobre la salud colectiva.

Es por ello que desde el PCPE denunciamos la negligente gestión que, a fecha de 26/01/2021, ha llevado al País Valenciano a la mayor tasa de incidencia de COVID-19 (1423 casos / 100 mil habitantes en los últimos 14 días) y la mayor ocupación de camas UCI por COVID-19 (61,7%) del Estado español y, al tratarse de muertes evitables, consideramos una masacre el exceso de 4562 muertes (80,5% mayores de 74 años) a lo largo del año 2020 en nuestro territorio, o las 1295 muertes por COVID-19 que hasta el 26 de enero se han producido en residencias de ancianas/os del PV (29,9% del total de defunciones). Un sistema sanitario valenciano que a noviembre de 2020 tenía una lista de espera quirúrgica de más de 59 mil pacientes (cerca de 20 mil esperando durante más de 6 meses) que, junto a la de citas con especialista, llevó durante el último año a una tasa del 18% de inaccesibilidad al sistema sanitario, permite predecir miles de muertes evitables por todas las causas también durante el presente año 2021.

Sólo el derrocamiento del capitalismo en su actual fase de descomposición y la construcción del socialismo será capaz de poner el bienestar, la salud y la vida del pueblo trabajador por encima de los intereses económicos de una minoría explotadora que, sin duda, acabará en el basurero de la Historia. Solo el pueblo organizado salva al pueblo.

El domingo 6 de diciembre en Alicante, varios colectivos de la ciudad entre los que estuvimos el PCPE y nuestra juventud, la JCPE, organizamos una marcha que recorrió varios barrios de la ciudad, contra la monarquía, contra la Constitución burguesa española y por la defensa del sector público.

Con salida desde la estación de trenes y debido al momento de pandemia que sufrimos actualmente, la marcha transcurrió en dos filas, con separación de 2 metros, de principio a fin, finalizando en plaza Florida Portazgo, creando un gran círculo para la lectura del manifiesto.

Hubo consignas contra la monarquía, contra la Constitución española, por la defensa de todo el sector público y en especial, sobre la sanidad y educación públicas, gratuitas y de calidad. También consignas llamando a la organización y a la lucha obrera y popular, y de denuncia del verdadero culpable del deterioro de las condiciones sociales y laborales que vivimos la clase obrera, que es el sistema capitalista.